Menú Buscar
Imagen de la zona de reparto cerrada por Glovo en Barcelona / CG

Glovo cierra parte de Barcelona tras la denuncia de 'Crónica Global'

La tecnológica limita el reparto en el litoral por la tormenta Gloria y quita el incentivo para salir a coger pedidos

3 min

Glovo ha cerrado parte de Barcelona por el temporal Gloria tras denunciar este medio que los riders continuaban en la calle pese a la borrasca. La tecnológica de Oscar Pierre y Sacha Michaud ha limitado el reparto en la zona litoral de la Ciudad Condal y ha eliminado el incentivo por reparto después de permitir que los repartidores recorrieran las calles pese a galerna, que dejó 1.000 avisos a Protección Civil solo en la capital catalana y conurbación.

Fuentes cercanas a la compañía han informado de que las fronteras para los repartidores se han levantado hoy, pese a que la enseña indicó ayer a Crónica Global que "cortó el servicio en aquellas zonas afectadas que suponían un riesgo para los colaboradores". Lo que sí queda fuera de todo debate es el plus por reparto debido a la meteorología adversa. Se ha eliminado el 30% de compensación por pedido que, según Glovo, ayuda a los colaboradores a no tener que tomar riesgos durante su trayecto bajo la lluvia.

Alerta por más lluvias

La decisión de Glovo de excluir partes de Barcelona de su zona de reparto llega después de los fuertes chubascos del martes y ante el aviso del Servei Meteorològic de Catalunya (Meteocat) de más precipitaciones intensas el miércoles por la tarde. No solo prevé el organismo lluvias abundantes, sino que todo el litoral catalán está en alerta roja por olas de hasta cuatro metros de altura.

El temporal Gloria remitirá durante el jueves, cuando se esperan tormentas por la mañana que remitirán por la tarde. El cambio de tiempo pondrá así fin a tres días de galerna en el arco mediterráneo, que se han saldado con recogidas de lluvia superiores a los 300 litros por metro cuadrado en, por ejemplo, Arbúcies (Girona).

Uber Eats y Deliveroo sí cerraron

Durante estas jornadas, algunas intermediarias de reparto como Uber Eats y Deliveroo sí desactivaron sus aplicaciones en Barcelona ante la predicción meteorológica adversa y las primeras acometidas de la borrasca, que se tradujeron en rachas de viento que llegaron a los 104 kilómetros por hora en el Observatorio Fabra de la Ciudad Condal.

No obstante, Glovo sí siguió operativa durante el episodio de mal tiempo e incluso activó el plus de un 30% del pedido para los repartidores, a quien llama colaboradores. Lo hizo hasta hoy, cuando ha modificado la operativa.