Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Oscar Pierre (i), consejero delegado de Glovo, y Marc Murtra, presidente de Indra, en las jornadas del Círculo de Economía  / LUIS MIGUEL AÑÓN

Glovo presume de abrir paso a 30 startups unicornio en Barcelona

Las tecnológicas reclaman más diálogo público-privado para impulsar la economía colaborativa y sostenible

3 min

Glovo ha sacado pecho de abrir el camino a un ecosistema emprendedor en Barcelona. Su consejero delegado, Oscar Pierre, ha asegurado que en los próximos años, la capital catalana captará una treintena de startups unicornio, valoradas en más de 1.000 millones de euros.

"Vamos a pasar a ser una parte de la economía bestial", ha anticipado el emprendedor en las jornadas del Círculo de Economía del hotel W de Barcelona. Enric Asunción, consejero delegado de Wallbox, le ha concedido a la plataforma de delivery, polémica por su modelo laboral, un papel central al marcar el camino de la emprendeduría tecnológica en el país.

Nuevas startups

Según Asunción, muchas startups se han creado gracias a Glovo. En el entorno de la compañía, han aparecido proyectos relacionados como Delitbee, Vermut, Nuna, Last.app, Eliport, Wetechfood, Qoala y Laagam.

"Los unicornios no existen, Wallbox sí", ha añadido Beatriz González, socia fundadora de Seaya Ventures, para explicar que lo importante son las cuentas y el proyecto empresarial más allá del volumen de capitalización.

Marc Murtra, presidente de Indra / LUIS MIGUEL AÑÓN
Marc Murtra, presidente de Indra, durante las jornadas del Círculo de Economía / LUIS MIGUEL AÑÓN

Falta diálogo

González también ha pedido más diálogo "más fluido" a las administraciones, ya que, si bien "se están creando modelos de negocio nuevos", ha lamentado "no tener intelocutor" o "conversaciones de verdad" con las instituciones. Un argumento que ha suscrito Pierre, quien ha afirmado que Glovo está "en desventaja" con respecto a competidores como Uber o Deliveroo, que tienen una mejor interlocución con las administraciones en sus mercado domésticos en Londres o San Francisco.

"Es vital", ha sentenciado Pierre, que ha lamentado que el enfrentamiento institucional "ha sido un obstáculo que ha traído mucho ruido", ya que el futuro del trabajo flexible "no está bien regulado". Sin embargo, ha reconocido que en los últimos años ha habido "un progreso" en este sentido ya que poco a poco ha observado más predisposición al diálgo.

Marc Murtra, presidente de Indra, ha señalado que "tiene que haber colaboración público-privada" que deje los tópicos atrás. En este sentido, ha sacado pecho de las alianzas de Indra con las instituciones y ha reconocido que trabajar con las administraciones genera "frustraciones", aunque los líderes políticos y las administraciones públicas no dejan de ser "un reflejo de la sociedad".