Menú Buscar
Un 'rider' o repartidor de Glovo y uno de los nuevos contratos que ofrece la empresa / CG

Glovo muestra sus vergüenzas: se desvincula de sus 'riders'

La plataforma cambia de nuevo de contratos y ofrece ahora acuerdos de autónomo no dependiente en plena tormenta de reputación, judicial y mediática

06.06.2019 00:00 h.
6 min

Glovo muestra sus vergüenzas. La plataforma está cambiado de nuevo algunos de sus contratos y los está pasando de trabajador autónomo económicamente dependiente (Trade) a autónomos no dependientes. Las modificaciones llegan en plena crisis de reputación, ofensiva judicial de su plantilla y escrutinio mediático tras la muerte por atropello del repartidor Pujan Koirala en Barcelona el sábado, 25 de mayo.

Según han indicado repartidores de la compañía fundada por Oscar Pierre y Sacha Michaud, "la firma está enviando correos electrónicos a algunos compañeros. En los mismos, se les anuncia que finaliza su contrato de autónomo dependiente (con más del 75% de ingresos procedentes de su servicio con Glovo) y que pasan a ser autónomos no dependientes". ¿Qué criterio sigue la compañía? "Está llegando a algunos riders, no a todos. En algunos casos también se están produciendo despidos", explican las fuentes consultadas. Para sostener su información, los denunciantes han aportado correos electrónicos de la empresa que han recibido en los últimos días. El cambio de contrato fue efectivo el martes, 4 de junio.

"Lo hacen para cubrirse las espaldas"

Preguntado por la cuestión, fuentes del Col·lectiu Ronda, cooperativa de abogados que asesora a los riders o repartidores organizados en el colectivo RidersXDerechos, han dado pistas sobre el nuevo movimiento. "Solo tiene sentido si se hace para desvincularse de los repartidores que están realquilando su cuenta. Un autónomo en régimen Trade no puede tener empleados a su cargo. Y su ligazón laboral con la empresa es más fuerte. Con este movimiento, Glovo sugiere que es consciente de que algunos de sus repartidores ceden sus cuentas a terceras personas [como Pujan Koirala, el rider que murió atropellado] y se separa de ellos. Aunque no es automático, un régimen de autónomo no dependiente abre la puerta a que la empresa pueda alegar en los procesos judiciales en marcha que ella no sabía nada de estos subcontratados, sino del autónomo principal", han valorado.

Hay más. "Con este nuevo régimen, la compañía no podría negar la responsabilidad sobre el rider fallecido en un proceso judicial, pero sí pondría más obstáculos. La separación entre la actividad productiva y los repartidores aumenta", ha agregado el mismo portavoz. A este elemento se le une un histórico de la compañía. "Desde que arrancaron los procesos judiciales para fallar sobre las diversas actas de Inspección de Trabajo que han concluido que los repartidores son trabajadores de las empresas de reparto, las plataformas han modificado contratos". ¿En qué sentido? "Fíjate en Deliveroo. A sus riders no se les da ahora la mochila, ya que es un elemento que sugiere laboralidad, como sostienen los denunciantes. Los repartidores deben comprársela. Son argucias para blindarse legalmente", han opinado estos letrados.

Cinco sentencias a cinco

El cambio de contrato a repartidores de Glovo llega en plenas escaramuzas judiciales en varios puntos de España para, en opinión de las acusaciones, demostrar que los repartidores de la compañía son, en lugar de autónomos, empleados por cuenta ajena. La ofensiva judicial ha tenido un éxito del 50%, hasta ahora. Esta misma semana un juzgado de primera instancia de Barcelona ha fallado que los riders son autónomos y que, por lo tanto, no tienen relación con la empresa. Por segunda vez en siete días, una sala ha resuelto en favor de Glovo y ha sentenciado que los trabajadores "no tienen una relación laboral" con la compañía. Esta vez, el juez recuerda que los repartidores eligen el itinerario que quieren y utilizan el medio de transporte que desean, eligiendo las franjas horarias y días en los que prestan los servicios.

Con los dos últimos fallos son ya cinco las sentencias judiciales que avalan el modelo de contratación de la start up que fundaron Pierre y Michaud. Otras cinco resoluciones judiciales dicen exactamente lo contrario. Esto es, que los autónomos, o colaboradores o e-Glovers, tal y como los llama la compañía, son en realidad empleados por cuenta ajena. En paralelo a ello la firma ha encajado una denuncia ante la Fiscalía Provincial de Barcelona por presunto delito laboral interpuesta por el sindicato UGT tras la dramática muerte de Koirala el 25 de mayo. También Inspección de Trabajo ha anunciado la apertura de un procedimiento que podría acabar en sanción si se demuestra que Glovo y el repartidor nepalí de 22 años tenían una relación laboral, lo que está por probar.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información