Menú Buscar
Borja de la Cierva, consejero delegado de Dia, recaba apoyos ante la junta de accionistas frente al plan de Fridman

Glass Lewis recomienda a los accionistas que apoyen la propuesta de Dia

El asesor cree que el plan de LetterOne, el holding de Mikhail Fridman, introduce más incertidumbres y pondría en peligro el futuro de la empresa

11.03.2019 15:39 h.
3 min

A poco más de una semana vista de la crucial junta de accionistas de la cadena de supermercados Dia, el consejo capitaneado por Borja de la Cierva ha recibido el respaldo de Glass Lewis, uno de los asesores de mayor prestigio a la hora de recomendar a los accionistas de una empresa decantarse por una u otra alternativa, cuando existen, como es el caso, dos planteamientos contrapuestos, el de la empresa y el de LetterOne, la firma luxemburguesa controlada por el magnate ruso Mikhail Fridman.

Tras analizar las dos propuestas, Glass Lewis llega a la conclusión de recomendar a los accionistas que apoyen la propuesta del consejo de Dia. Aunque reconoce que la OPA de LetterOne podría resultar atractiva, al final entrañaría más riesgo para la viabilidad del grupo de distribución, debido a la gran cantidad de condicionantes que conlleva.

Descuento oculto en la OPA de Fridman

Lo primero que pone en tela de juicio en su informe Glass Lewis es que la OPA, a esos 0,67 euros por acción, lejos de aparentar incluir una prima de primera de entre el 19 y el 56%, lo que, en realidad, hace es ocultar un descuento del 41,3%, del 69,1% y del 83,7%, respectivamente, respecto al valor al que Dia cotizaba seis, nueve y doce meses atrás. Por tanto, califica como poco equitativo el precio puesto encima de la mesa.

El asesor también pone de manifiesto que la oferta de Fridman solo permite reducir algo las pérdidas acumuladas durante 2018, pero en ningún caso representa una "prima sustantiva".

Rechazo de la banca al plan de LetterOne

Además, agrega que si LetterOne consiguiera sacar adelante la OPA, se quedaría con la mayor parte del potencial de recuperación de Dia, dejando colgados a los actuales accionistas del grupo de distribución.

La última gran duda que introduce Glass Lewis al plan de LetterOne es el rechazo que hasta ahora ha tenido su alternativa entre la banca acreedora, lo que, a su juicio, entrañaría un serio riesgo de que pudieran implementarse en poco más de meses la refinanciación de su deuda bancaria por 835 millones y de otros 300 millones en bonos en junio.