Menú Buscar
Alberto García, gerente de la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (Fneid) que lucha para conseguir una rebaja del IVA de los gimnasios / CG

“¿Qué prefiere el Gobierno, que la gente tome copas o que vaya al gimnasio?”

La patronal de las instalaciones deportivas inicia una semana clave para conseguir su gran objetivo, que el sector deje de ser gravado con un IVA de lujo

7 min

Alberto García es el gerente de la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID), la patronal que agrupa a los representantes de 4.300 gimnasios de todo el país que dan servicio a cinco millones de usuarios. Su principal batalla desde que se renovó la dirección de la organización, en abril de 2016, es recuperar el tipo de IVA reducido.

Esta semana será clave para que el Gobierno dé finalmente su brazo a torcer y aplique de nuevo un gravamen del 10% al sector. Así se empezará a debatir en el Congreso de los Diputados, en el período de enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado.

—Pregunta. ¿Qué motivos esgrimen para conseguir la rebaja del IVA en los presupuestos?

—Respuesta. Fuimos uno de los sectores afectados por el incremento del impuesto del 8% al 21% por la difícil situación económica del país. Este contexto ha cambiado y por eso creemos que se debería volver a la situación inicial. Además, nosotros estamos relacionados con la salud.

¿Qué les han comentado los grupos parlamentarios de la oposición?

—Gracias a la ayuda de CEOE hemos conseguido encuentros y reuniones directas con todos ellos, con Hacienda e incluso hace algo de tiempo con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Todos ellos nos han dado su apoyo en la reivindicación.

Pero sólo PDeCAT ha presentado la enmienda que se empezará a tramitar esta semana en el Congreso.

—Sí, y perdimos una votación en una comisión que no es vinculante. Podrían haber existido más gestos. Más allá de esto, lo que solicitamos es que salga adelante la actual tramitación. Rebajar el IVA a las instalaciones deportivas tendría un impacto directo de 100 millones de euros en la recaudación. En nuestros informes económicos ciframos la pérdida en 67 millones, ya que contamos con recuperar el 30% de los usuarios que perdimos entre 2012 y 2017 por la subida del impuesto. Es factible dar el paso.

Dos usuarias en un gimnasio español / CG

Dos usuarias en un gimnasio español / CG

¿Por qué creen que no se ha incluido en el proyecto presupuestario?

—Creemos que es por una cuestión de la negociación política, ya que Ciudadanos y PNV se habían mostrado favorables a nuestra reclamación. Otros sectores a los que se aplicó el incremento del IVA han recuperado la reducción. No es cara una entrada de cine o ir al teatro y se ha rebajado el tipo impositivo; nosotros no podemos seguir gravados como un artículo de lujo. Entendemos que ahora se está discriminando a cinco millones de usuarios.

¿En qué términos justifican esta discriminación?

—Por dos razones. Primero, por la cuestión de la salud que apuntábamos antes. El Consejo Superior de Deportes y el propio ministerio admiten que hacer deporte rebaja los costes del sistema sanitario y ayuda a revertir las 52.000 muertes anuales que están vinculadas al sedentarismo. Más allá de esto, si nos consideramos como una actividad de ocio activo, somos el único sector que sigue con el IVA al 21%. No tiene sentido, el Gobierno debe tomar decisiones.

¿Qué decisiones?

—La inversión de una persona en cuidar su salud debe ser recompensada por el Estado. Hace menos de un año se recuperó el IVA en el sector de las copas. ¿Qué mensaje se quiere dar? ¿Que al salir del trabajo se vaya a beber, o a hacer deporte y luchar contra el sedentarismo? ¿Qué prefiere potenciar, que se tome una copa o que vaya al gimnasio? Y que conste que estamos a favor de la recuperación del 10% de la tasa en todo el sector. Pero no se puede discriminar.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una imagen de archivo en el Congreso / EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una imagen de archivo en el Congreso / EFE

El IVA es su gran reivindicación, pero ¿qué otros frentes tiene abiertos la actual junta de FNEID?

—La regulación profesional a nivel estatal para unificar los criterios que se han incluido en las autonómicas, que cuentan con diferentes matices; acabamos de firmar el convenio colectivo y también tenemos abierta la reivindicación de la propiedad intelectual. Debemos negociar con SGAE pero también con otros más pequeños para rebajar costes.

El sector está inmerso en una guerra de precios, se critica la excesiva atomización y los fondos de inversión han irrumpido con fuerza.

—Sí que es un sector que genera interés. A las instalaciones deportivas les pasa lo mismo que cualquier otro sector que madura. Es habitual que se reubiquen los entornos de negocio. El problema es que ha habido mucho sufrimiento. La crisis de consumo unida a la subida de 13 puntos del IVA ha llevado a muchos a tener que incrementar precios, reducir personal o tener que cerrar instalaciones.

Pero lo que pasa es que los precios se han bajado.

—Eso es una cuestión de la competitividad de cada modelo de negocio. El low cost ha crecido mucho en los últimos años. FNEID considera que cualquier actividad física es buena para las personas.

¿España está condenada a ser un territorio de gimnasios o muy exclusivos o ‘low cost’?

—Creemos que hay espacio suficiente para que convivan todos los modelos de negocio. Cabe tener en cuenta que la penetración de la actividad llega tan sólo al 10,5%. Hay mucho margen de crecimiento entre la gente que no practica deporte. Y, lo más importante, captarlos al final será bueno para toda la sociedad.