El 66% de los operadores de gimnasios en España presenta problemas económicos

La patronal apunta a una excesiva polarización del mercado tras otro año negativo para el sector

Una de las salas de los gimnasios Holmes Place, la última operadora del sector que ha ejecutado una operación de concentración en España / HOLMES PLACE
13.03.2018 00:00 h.
4 min

Las cadenas de gimnasios en España no levantan cabeza. Los operadores del sector lamentan los malos resultados de un ejercicio 2017 en el que el 66% de las empresas más grandes registra pérdidas o está en situación de peligro financiero. Así consta en la quinta edición del llamado Informe Plimsoll, la auditoría de la actividad que realiza la consultora del mismo nombre.

Según los portavoces de la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID), estos resultados son una muestra más de la excesiva polarización que existe entre operadores de gimnasios en el país. Una atomización del mercado al que se suma una guerra de precios descarnada para ganar abonados, tal y como apuntan otros operadores, que dificulta la supervivencia empresarial.

Mayor endeudamiento

El resultado final es que las compañías más pequeñas soportan números rojos en su contabilidad y un endeudamiento generalizado cada vez mayor. Esta cuestión ha llevado a grupos como DiR a abrir nuevas vías de financiación como el crowdfunding para inaugurar nuevos centros.

Todo ello, en un mercado en el que la facturación global crece como consecuencia de la concienciación social sobre hábitos deportivos saludables.

El análisis sectorial apunta a que los ingresos de las instalaciones deportivas de España han crecido un 5% hasta los 238 millones de euros en 2017. Las primeras empresas del ranking, que controla la actividad de 100 grupos, presentan de media avances del 15% en los ingresos que registran.

Proceso de concentración

La fotografía sectorial lleva a operaciones de concentración o a la entrada de nuevos operadores que buscan oportunidades, como fue la adquisición de Ingesport (GoFit) por parte de Mutua Madrileña y Torreal. Aunque el último M&A que se ha dado en España no implica que un grupo grande adquiera a uno pequeño, va precisamente en el sentido contrario.

Holmes Place anunció a finales de 2017 la adquisición de Virgin Active Iberia, filial de la cadena fundada por Richard Branson que, según fuentes del sector, hacía tiempo que intentaba dejar el país por las dificultades que presenta la explotación de centros deportivos. El operador británico movió ficha y su filial casi cuadriplicó la red de gimnasios en la Península. Ahora gestiona 39 clubes, 22 en Portugal y 17 en España.

La filial dirigida por Pep Viladot ha ganado tamaño y podrá competir en servicios con otras firmas más grandes. Aunque los mismos interlocutores indican que será complejo que deje atrás la deuda que soporta. Auguran que mantendrá su dependencia de las aportaciones de capital que le lleguen desde Reino Unido.

Más aperturas

La guinda del pastel a la mala racha del sector de los gimnasios en España la pone la política de aperturas. Grandes anuncios que los propios operadores denuncian que en muchas ocasiones se enmarcan en la competencia entre los principales grupos del sector.

Una política que se mantiene en el inicio de 2018. Un ejercicio sin grandes cambios en el que los propios protagonistas afirman que se repetirá la radiografía sectorial.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información