Menú Buscar
Un edificio de Bankinter en Madrid, que tiene productos específicos para parejas

Cómo gestionar bien los gastos en pareja, además de explicarlo todo

Elegir de forma correcta las cuentas bancarias y una buena comunicación garantiza el éxito de pareja

04.08.2018 16:52 h.
4 min

Cuentas bancarias entre parejas, gestión de los gastos sin que aparezcan las sorpresas. Lo que puede ser algo lógico, a veces se complica. Según los últimos datos del INE, el tipo de convivencia más habitual en España es la familiar. En concreto, lo más frecuente es que el hogar esté formado por cuatro miembros (28,2%), seguido de las casas con tres personas y las parejas sin hijos, que representan el 24,4% del total de viviendas familiares. Sea cual sea la forma como vivimos, uno de los factores más importantes para conseguir una buena convivencia es gestionar correctamente los gastos y los presupuestos conjuntos. ¿Lo hacemos?

Los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com aseguran que disponer de unos productos bancarios adecuados, junto con la comunicación de la pareja, son los puntos clave para lograrlo.

Titularidad compartida

La primera decisión es básica. Al iniciar la convivencia en pareja aparece la duda de si abrimos una cuenta bancaria conjunta. Aunque hay personas que deciden aprovechar las cuentas que los miembros ya tenían abiertas anteriormente, los expertos recomiendan que ambos tengan acceso a una y poder sobre el dinero que hay en ella, es decir, mejor escoger el denominado régimen de titularidad compartida.

Actualmente, la mayoría de los bancos españoles tienen productos específicos para estos casos, como la Cuenta Family de CaixaBank o la Cuenta Tú y Yo de Bankinter. Estos productos guardan características similares, como la ausencia de comisiones, tarjetas asociadas gratuitas para ambos y algunas ventajas o regalos atractivos para hacer la vida en común más sencilla.

No obstante, no hay que pasar por alto que suelen exigir un compromiso por parte de ambos, como domiciliar los ingresos de todos los titulares, vincular algunos recibos y, a veces, contratar otros productos.

Cuentas sin nómina

Pero es probable que alguno de los miembros ya tenga la nómina en otro banco o no esté dispuesto a cambiarla. En ese caso no hay de qué preocuparse, pues, aunque muchos lo desconozcan, existen cuentas sin nómina ni otros requisitos que son igual de interesantes para compartir los gastos.

Una vez escogido el producto adecuado, toca elegir el modo en el que los miembros organizan sus ingresos y gastos. Para muchos, es importante mantener cierta independencia financiera, para que cada uno tenga margen para destinar una parte a sus propios caprichos o a su ahorro personal. Por este motivo, una de las estrategias más frecuentes es la de mantener las cuentas individuales e ingresar periódicamente cierta cantidad en la cuenta en común, la suficiente para hacer frente a los gastos del hogar o para ahorrar si se ha decidido esto último. Desde esta se pagaría, por ejemplo, la cuota de la hipoteca o del alquiler y todos los gastos relacionados con la vivienda.

Apps facilitadoras

Si antiguamente se empleaba la agenda de los gastos para anotar todas estas entradas y salidas de dinero, ahora la tecnología lo pone mucho más sencillo. Para empezar, la mayoría de los bancos tienen aplicaciones mediante las que se pueden organizar presupuestos y observar los movimientos ordenados por categorías. De este modo se puede comprobar fácilmente dónde se destinan más ingresos conjuntos para reducir la cifra el próximo mes.

Además, existen otras apps que facilitan algunos aspectos puntuales de los gastos comunes. Es el caso de Splitwise, perfecto para saber qué paga cada persona durante los viajes o Bring, para hacer una lista de la compra personalizada.