Menú Buscar
El 'contrato del siglo' de las telecomunicaciones en Cataluña lo presentaron Enric Colet (c), Carles Flamerich (i) y Jordi Escalé (d) en 2012 / GENCAT

La Generalitat tropieza con el ‘contrato del siglo’ de telecomunicaciones

Se queda sin tiempo material de convocar una concesión de 70 millones anuales

4 min

La Generalitat se ha quedado sin tiempo material para renovar una parte del llamado contrato del siglo, la macroadjudicación que se hizo de todas las telecomunicaciones del Gobierno catalán en 2012 por un valor global de 2.800 millones de euros. Concretamente, del lote que hacía referencia a las aplicaciones que usa el sector público catalán y cuyos contratos vencen entre julio y agosto del ejercicio en curso.

El Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) debía iniciar el proceso en los últimos meses del año. Será complejo por el tipo de activos que se sacan a licitación, valorados en unos 70 millones anuales, como por las empresas que actualmente realizan el servicio.

Activos y empresas afectadas

Cabe tener en cuenta que el nuevo modelo de telecomunicaciones de la Generalitat no se definió con la fórmula de concurso público al uso. Los gestores del primer Ejecutivo liderado por Artur Mas optaron por aplicar un modelo de diálogo competitivo en el que los players del sector que estaban interesados en quedarse con parte de la gestión definían los ámbitos del contrato en rondas de contacto con la Administración.

De este modo, la gestión de las aplicaciones se repartió entre T-Systems, IBM, Indra, HP, Aventia, Altran, Accenture, TICxCat y VASS. Grupos que incluso han evolucionado internamente en los últimos cinco años. La multinacional HP, por ejemplo, se ha convertido en DXC Technology por una escisión de la división de empresas que se fusionó posteriormente con el grupo CSC. Una variación global que propició un cambio formal de proveedor tecnológico de la Generalitat.

Pliegos de condiciones preparados

Fuentes de esta entidad pública explican que ya se tenían los pliegos de condiciones del contrato preparados. En esta ocasión se optaba por recuperar la licitación habitual y se habían determinado nuevos lotes de actividades en función del éxito que se había obtenido en cada uno de los servicios que se ofrecían.

El problema es que el CTTI, dirigido por Joan Angulo, no los llegó a publicar. Por lo que el proceso está congelado.

Efectos del ‘procés’

Los mismos interlocutores señalan el avance del proceso independentista catalán como el principal culpable que este macroconcurso se quedara en el cajón. El CTTI ha estado en el último trimestre de 2017 en el centro de la diana por los presuntos trabajos que se habían realizado desde esa empresa para facilitar la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre.

La Guardia Civil ha entrado en varias ocasiones en las dependencias para recabar información y el director gerente es uno de los imputados de la causa del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona que investiga la organización de la votación.

Posible prórroga

El foco de interés no ha estado en gestiones como la convocatoria de la licitación, añaden los mismos interlocutores. Hecho que no se ha modificado tras la aplicación del artículo 155.

Una posible solución para evitar que los contratos decaigan es que se pacte con los afectados una prórroga. Pero, por el momento, nadie ha tomado esta decisión.