Menú Buscar
El consejero de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir el Homrani; el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la secretaria de Economía, Natàlia Mas, en rueda de prensa / EUROPA PRESS

La Generalitat propone un salario mínimo catalán de 1.239 euros sin ser su competencia

El Gobierno catalán considera que los sueldos en la comunidad deberían ser de 1.239 euros mensuales, casi un 40% más que el SMI español

5 min

Planteamientos progresistas en lo que no depende de sus competencias y recortes y medidas neoliberales en algunas que sí están en sus manos. La Generalitat de Cataluña ha propuesto situar el salario mínimo catalán de referencia (SMR) en los 1.239,5 euros al mes --17.353 euros anuales en 14 pagas--. Una cantidad que supera en un 37,7% el salario mínimo (SMI) de 900 euros mensuales fijado por el Gobierno español hace un año.

La idea, que el Gobierno catalán no puede sacar adelante, al no ser de su competencia, ha sido anunciada este jueves por Pere Aragonès, vicepresidente de la Generalitat, después de la reunión del Pleno del Consell de Relacions Laborals (CRL) de Cataluña.

Aragonès --cuyo sueldo como consejero de Economía es de 115.517 euros anuales, casi siete veces más que el que propone-- ha explicado que el objetivo es aumentar el poder adquisitivo de la clase trabajadora de Cataluña y acabar con la pobreza en el trabajo. Asimismo, ha defendido que pese a no poder fijar por ley su implementación, lo pueden impulsar a través de la negociación colectiva, la contratación pública y la política salarial de la Generalitat.

"Somos conscientes de que hay limitaciones competenciales en esta materia, que es el Gobierno del Estado quien fija el SMI por ley, pero también somos conscientes de que esto no obvia las posibilidades que tenemos de incidir y de ir aumentando las retribuciones salariales de Cataluña", ha añadido.

Una referencia más baja

El cálculo se ajusta a las recomendaciones del Parlamento Europeo, el Comité Europeo de las Regiones y el Parlamento catalán de que el SMR debería representar, como mínimo, el 60% de la media salarial de Cataluña.

También ha previsto otro criterio, ajustado a las recomendaciones europeas, de utilizar como referencia la media salarial, de manera que el SMR se situaría en los 1.060,1 euros mensuales --14.841 euros anuales--.

"No se hará de la noche a la mañana"

Aragonès ha asumido que el SMR no se implementará "de la noche a la mañana" y que tiene un impacto sobre los presupuestos y la dinámica empresarial, por lo que ha explicado que a partir de esta fijación habrá que establecer unos periodos y marcar un calendario para implementar la propuesta.

En este sentido, el consejero de Trabajo, Chakir El Homrani, ha explicado que esta propuesta es el inicio de un proceso que debe pasar por el análisis de los agentes económicos y sociales para luego pactar con ellos.

SMI Insuficiente

"Si no hay un mercado de trabajo equitativo que da oportunidades y aborda sus retos, y uno de ellos es que no haya trabajadores pobres, no hay una comunidad y una sociedad justa y cohesionada", ha añadido el conseller de Trabajo.

Aragonès ha afirmado que el hecho de que el SMI fijado por el Ejecutivo central sea el mismo entre comunidades autónomas en que hay disparidades en el coste de la vida hace que en aquellas que este coste es más alto, el SMI "sea claramente insuficiente para proporcionar un nivel de vida digno a los trabajadores".

Por ello, ha considerado que el actual salario mínimo es poco equitativo y "no sirve para sacar de la pobreza a ciudadanos de Cataluña que, pese a trabajar, están en una situación de precariedad de ingresos".

Estancamiento

El estudio elaborado por el Govern también calcula la incidencia potencial del SMR catalán para los diferentes colectivos, y ha constatado que los grupos de mujeres, jóvenes, personas que acceden por primera vez al mercado laboral y personas sin cualificación profesional son los que concentran una mayor proporción de individuos con remuneraciones equivalentes o inferiores a este salario.

Según el mismo informe, en la última década los salarios han registrado un estancamiento, que ha afectado principalmente a los trabajadores menos remunerados, derivado en gran medida a la recesión económica.