Menú Buscar
La Generalitat pedirá 10.000 millones más al Gobierno

La Generalitat pedirá 10.000 millones más al Gobierno

Un nuevo reclamo de financiación que, según estima Moody's, se debe a que el territorio tiene los mercados cerrados por su calificación como "bono basura"

3 min

La Generalitat pedirá cerca de 10.000 millones más al Gobierno central en 2020, según la estimación de la agencia de rating Moody's. Este nuevo reclamo de financiación se debe a que el territorio tiene los mercados cerrados por su calificación de "bono basura" o altamente especulativo. 

Así, según avanza ABC, la cantidad que reclamará Cataluña a al Ejecutivo de Pedro Sánchez recabará la mitad de los mecanismos de financiación que el Estado desplegará el próximo año para el conjunto de las comunidades autónomas, según los cálculos de la agencia crediticia.

Deuda catalana

Según la Autoridad Fiscal, el riesgo de sostenibilidad de la deuda catalana es "muy alto". Tanto es así que estima que hasta 2040, continuará siendo elevado. Una previsión que indica que no podrá endeudarse por su cuenta a corto plazo.

En la actualidad, el Gobierno es el principal acreedor de la comunidad, al contar con el 74% de su deuda. En comparación con el pasivo del resto de regiones, se encuentra el 59% por encima. El territorio ha pedido 78.782 millones al Estado, lo que convierte a Cataluña en la más beneficiada por los mecanismos de liquidez

Fondo de Liquidez Autonómica (FLA)

La Generalitat demandará estos 10.000 millones a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), ya que este año, según las previsiones de la Airef, volverá a incumplir el objetivo de déficit. Una situación que implicará estar bajo el foco del Ministerio de Hacienda. Es decir, tendrá que remitir planes de ajuste en los que detalle qué medidas aplicará para sanear la situación de sus cuentas, así como el destino de los recursos del sistema de financiación. 

El pasado octubre, Cataluña registró un déficit del 0,2%, y dobló así el objetivo anual del 0,1% para la comunidades autónomas. En cambio, el gasto se acerca al 5,8%, muy lejos del 2,7% que marca la regla.