Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los contratos de mejoras en carreteras han disparado la licitación pública en Cataluña / EP

La Generalitat licita un 49% más que el Gobierno central en el estado de alarma

Cataluña y Euskadi son las únicas Administraciones que han incrementado su ritmo de contratación de obra pública en la crisis del coronavirus mientras el resto lo ha reducido al mínimo

5 min

Cataluña se ha convertido en un oasis para la licitación de obra pública en mitad de la crisis del coronavirus. Al contrario de lo que ha sucedido con la mayoría del resto de Administraciones Públicas, en Cataluña no solo no se han reducido al mínimo los procesos licitadores sino que además se han incrementado de forma notable en relación con la actividad registrada al inicio del año, cuando las señales de lo que después se convirtió en pandemia eran apenas perceptibles. Hasta el punto que durante los meses de marzo y abril, el volumen de licitaciones de la Generalitat se sitúa un 49% por encima del registrado por el mismísimo Gobierno central.

Los datos sobre licitación pública hasta abril que aporta Seopan, la patronal de grandes constructoras y concesiones de infraestructuras, son demoledores, especialmente en lo que concierne precisamente a este último mes, el primero que ha transcurrido en su totalidad bajo la situación de estado de alarma. Durante esos 30 días, el volumen de licitación de obra pública de la Generalitat de Cataluña ha sido de 115,8 millones de euros, 3,5 veces más que el dato correspondiente a la suma de todos los departamentos del Gobierno de la nación.

Cinco CCAA sin licitar

Una circunstancia que no parece suponer un hecho aislado por cuanto en marzo ya estuvo muy cerca de suceder que el Gobierno de Cataluña registrara un mayor volumen de licitación que la Administración central. En aquel mes, parcialmente afectado ya por la declaración del estado de alarma, el Ejecutivo autonómico puso en marcha contratos de obra pública por algo más de 86 millones de euros, frente a un volumen de 101 millones de euros del Estado.

El frenazo en los concursos de obra pública en abril ha sido tan brutal que cinco Comunidades Autónomas (Asturias, Canarias, Extremadura, Murcia y La Rioja) se han quedado en blanco en este capítulo, mientras que en el caso de otras cuatro (Andalucía, Castilla y León, Aragón y Cantabria), el volumen de los contratos licitados no ha llegado al millón de euros. De hecho, Cataluña ha acaparado dos tercios del total de todas las Comunidades Autónomas en el mes de abril y el 48% de la suma del bimestre marzo-abril.

Mayor volumen que en 2019

La comparación con idénticos meses de 2019 también arroja resultados sorprendentes, con un incremento en 2020 del 132% en el caso de la Generalitat de Cataluña, frente al desplome que se refleja en la práctica totalidad del resto de administraciones. Sin ir más lejos, la licitación de obra pública del Gobierno central ha caído algo más de un 85% en los dos primeros meses afectados por el estado de alarma en relación con el mismo periodo del año anterior.

En el ámbito autonómico, Andalucía muestra retrocesos del 67%, que se van hasta el 88% en el caso de la Comunidad de Madrid. Ambas fueron las que más licitaron en el conjunto de 2019, por encima de los 1.000 millones de euros en ambos casos.

Mejoras de carreteras

Fuentes de Seopan explican que el grueso de los contratos cuya tramitación ha iniciado la Generalitat en abril se corresponden con trabajos de mejoras de carreteras de la red autonómica que se han de ejecutar en varios años.

En cualquier caso, la única Administración que se ha comportado de forma similar en estos últimos meses ha sido Euskadi. El Gobierno vasco ha licitado un 43% más de obra pública en marzo y abril que durante los dos primeros meses del año. En cualquier caso, en este territorio sí se aprecia un claro descenso en la comparativa con el mismo periodo del año anterior, próximo a un 57%.

Se trata de la primera vez en algo más de cuatro años que una Comunidad Autónoma registra un volumen de licitación de obra pública superior al del Gobierno de la nación. Para ver un caso similar hay que irse al mes de enero de 2016. En ese caso, Comunidad de Madrid y Castilla y León superaron a la Administración Central, aunque la diferencia no fue ni de lejos tan abultada como la que se ha registrado en este histórico abril.