Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una persona come en un restaurante, establecimientos que piden poder servir cenas tal y como se experimenta en Girona / EUROPA PRESS

La Generalitat experimenta en Girona que la restauración sirva cenas

El polémico Quirze Salomó obtiene luz verde de Salud para iniciar un test con comensales vacunados o que hayan pasado el coronavirus, como mínimo, dos semanas antes

4 min

El Govern arranca un test para que la restauración pueda servir cenas en seis restaurantes de Girona. El objetivo es ver la viabilidad para reabrir los bares y restaurantes durante el horario de tarde y noche tras las restricciones impuestas por el Departamento de Salud. El experimento, coordinado por el Centro Blockchain Cataluña (CBCat) de Quirze Salomó, exdueño de Nostrum --empresa quebrada con más de 16 millones de deuda y que está incluida en el caso QRenta que investiga la Audiencia Nacional por presunta estafa piramidal--, empezará este Sant Jordi de siete de tarde a diez de la noche.

Los restaurantes Umai, Mimolet, Índigo, Divinum, SiNoFos y Cal Ros acogerán a los comensales vacunados o que hayan pasado el Covid-19 al menos dos semanas antes, con un aforo ampliado hasta el 80%. En cada mesa podrán sentarse hasta seis personas de tres grupos burbuja diferentes. El experimento se realizará todos los viernes y sábados desde este 23 de abril hasta el 22 de mayo en forma de "estudio clínico" para hacer un seguimiento posterior de los participantes.

Proyecto del Blockchain

La iniciativa Obrir Girona, impulsada por el CBCat de Salomó y con el visto bueno del Departamento de Salud, tiene como objetivo poner a prueba el método de apertura nocturna de los restaurantes para, según aseguran los organizadores, “hacer una reapertura segura y controlada en la ciudad”. El proyecto tiene como anfitrión al centro de Blockchain por el pase digital necesario para acudir a estos eventos que debe ser reservado a través de una aplicación móvil, la cual acreditará que los participantes están libres de Covid-19.

Esta baja capacidad de contagiar estará confirmada por las más de 30 farmacias que participan en el proyecto. El sistema, de la misma manera que el controvertido pasaporte Covid europeo, se centrará en tres criterios que permitirán acudir a cenar a los restaurantes gerundenses: estar vacunado, haber pasado el coronavirus como mínimo 15 días antes o un test de antígenos negativo realizado en una de las farmacias que colaboran con el experimento. Se reabre de este modo el debate ético por brindar más oportunidades a los ciudadanos que han sido inmunizados o que han pasado el virus. 

Más aforo y restaurantes de lujo

Estas cenas en restaurantes de Girona no podrán exceder del 80% del aforo, muy superior al 30% permitido en el interior de los locales durante la mañana y el mediodía. No obstante, y a pesar de reunir uno de los tres requisitos, los comensales deberán usar la mascarilla si deciden moverse por el establecimiento.

El experimento ha sido objetivo de críticas, especialmente de Lluc Salella, portavoz del grupo municipal de Guanyem Girona (CUP), no por la prueba en sí, sino por el tipo de establecimientos elegidos. Asegura que “han escogido únicamente un tipo de restaurante con poder adquisitivo alto y todos cercanos al Barri Vell”. Desde el CBCat aseguran que son los negocios que se interesaron a través de la Asociación de Hostelería de Girona.