Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Habitación del Peninsular de Girona, uno de los hoteles contratados por la Generalitat para aislar a turistas con Covid-19 / HOTEL PENINSULAR

La Generalitat alquila cinco hoteles hasta octubre para aislar a turistas con Covid-19

La Consejería de Empresa y Trabajo contrata un establecimiento por 321.000 euros en Girona, en una fórmula que también aplicará, por ahora, en Barcelona y Tarragona

5 min

El Departamento de Empresa y Trabajo ha contratado de urgencia un hotel en Girona para aislar a turistas con Covid-19 o contactos estrechos que deban hacer la cuarentena y no puedan regresar a su lugar de origen. El precio del alquiler asciende a un máximo de 321.048 euros (IVA excluido) hasta el 30 de septiembre, y no es el único alojamiento refugio pagado por la Generalitat para este fin. Hay otro en la Costa Brava, dos más en Barcelona y un quinto en Tarragona, en la Costa Daurada. Todos piden discreción para evitar el estigma. Se buscan candidatos en Lleida, aunque no es la plaza con mayor presión.

En el caso de Girona, el alojamiento elegido es el Peninsular (Novara Hotels), propiedad de Xavier Nicolazzi Angelats, un tres estrellas ubicado en el centro de la capital de provincia que ya funcionó como hotel refugio en el verano del 2020. Ante la urgencia del momento y la falta de tiempo, el mismo Departamento de Empresa y Trabajo se dirigió a este negocio --y otros-- por si tenía disponibilidad para repetir como establecimiento búnker este año y la respuesta fue afirmativa, porque estaba funcionando a medio gas. El contrato aclara que el ofrecimiento ha de ser “voluntario”, ya que no se puede obligar a nadie a hospedar a clientes infectados.

Dedicación “exclusiva”

El coste para las arcas públicas de mantener el Peninsular 100% operativo entre el 21 de junio y el 30 de septiembre asciende a 84.000 euros. El precio total subiría hasta los mencionados 321.048 euros si las 22 habitaciones del alojamiento (ocho individuales y 14 dobles, con pensión completa) destinadas a este fin estuvieran ocupadas durante los 102 días que se prolongará el alquiler, según firma el conseller de Empresa, Roger Torrent.

La adjudicación precisa que el hotel “únicamente” debe trabajar con esta “función”, la de ocupar “exclusivamente” a personas “en cuarentena”. Sin embargo, desde el Peninsular han confirmado a este medio que cualquiera, infectado o no, puede reservar una habitación. También hay plazas disponibles en su página web. Eso sí, juntos, pero no revueltos.

“No es obligatorio cambiar de hotel”

La Generalitat argumenta en un documento que las personas contagiadas o que han estado en contacto con un infectado deben respetar la cuarentena, pero “no pueden pasarla en el mismo alojamiento” en el que se encontraban, ya que es necesario el “aislamiento del grupo y de los demás huéspedes”.

El protocolo marca que el cliente con síntomas de Covid-19 tiene que encerrarse en su habitación y llamar al 061 o al CAP más cercano. Si da positivo, se le derivará a un hospital o a un hotel refugio para proceder al tratamiento. Los contactos también tendrían que pasar el confinamiento en otro lugar. En cambio, desde la consejería de Torrent matizan, en conversación con este medio, que “no es obligatorio” el cambio de hotel, que la persona afectada puede permanecer en el alojamiento contratado, aunque el traslado “facilita” el control de los infectados y la “dinámica del establecimiento”.

Un millón en 2020

Un argumento para justificar el traslado es que la cuarentena obliga en muchos casos a alargar la estancia, y a mantener ocupada una habitación que, posiblemente, está ya vendida a otro cliente. ¿Pero no son hoteles refugio? En este punto, el Departamento de Empresa aclara que, en el Peninsular --y en el Tres Torres Altiram de Barcelona--, lo que se contrata es una zona sectorizada y bien aislada del alojamiento --los clientes no pueden salir de la habitación--, no todo entero, por lo que este puede seguir acogiendo a clientes sin coronavirus, aunque esta explicación dista de la exclusividad que se exige en el documento de contratación.

En 2020, por cierto, el Govern destinó cerca de un millón de euros en tres hoteles refugio (el Peninsular de Girona, el Arenas de Barcelona y el Belvedere de Salou), dos menos que ahora, por un periodo de dos meses y 15 días, casi un mes menos que este verano.