Menú Buscar
Alumnas del centro de aprendices de Seat, una de las empresas privadas pioneras en aplicar la FP Dual en Cataluña / SEAT

La Generalitat se da 30 días para definir la estrategia de la FP en Cataluña

El Gobierno catalán recupera la concertación social días después de frenar el nuevo modelo de formación dual, algo que aplauden los agentes sociales

17.06.2019 00:05 h.
6 min

El Gobierno de Quim Torra (JxCat) se ha marcado como prioridad que la hoja de ruta de la formación profesional (FP) en Cataluña debe estar definida el próximo 18 de julio. Así lo ha comunicado el presidente del Consejo Catalán de la Formación, Fabian Mohedano (ERC), a Foment del Treball, Pimec, CCOO y UGT.

Los implicados señalan que les vienen por delante unas semanas de trabajo intenso para definir este documento de base, aunque señalan que se trata de un reto asumible. De hecho, muestran un optimismo moderado en el debate planteado para abordar una cuestión tan sensible como definir el modelo formativo que se aplicará en Cataluña a partir del curso 2020-2021. Admiten que para el año próximo es imposible alcanzar el objetivo pretendido. Además, destacan que todo ello se hace en base a la concertación social.

Ley de 2015

Esta cuestión no es menor. Los agentes sociales consiguieron un hito al romper la pugna entre independentistas y constitucionalistas en el Parlament y arrancaron el compromiso de la mayoría de fuerzas políticas para que las patronales y los sindicatos trabajaran codo con codo junto a las consejerías de Trabajo y Asuntos Sociales, Educación y Empresa y Conocimiento para determinar cómo debía ser la FP del futuro en Cataluña. La básica, la superior y la dual.

Así lo definía la Ley de Formación y Cualificación Profesional que se aprobó en julio de 2015. La máxima de la concertación les llevó a constituir la comisión rectora de la FP, que se reunió durante meses los viernes de cada semana en un encuentro que también estaba abierto a las entidades municipalistas --la Asociación de Municipios de Cataluña, vinculada históricamente a PDeCAT, y la Federación de Municipios, próxima al PSC-- así como la Cámara de Comercio de Barcelona.

Bargalló rompe la concertación en abril

El buen entendimiento entre las partes saltó por los aires el 24 de abril, cuando la consejería de Educación, encabezada por Josep Bargalló (ERC), publicó un decreto ley que reorganizaba la FP y que no había sido consensuado por la comisión rectora. El malestar de los agentes sociales llegó hasta el extremo de plantear un recurso a la normativa, hecho que no llegó a eclosionar porque el departamento decidió el pasado martes dar un paso atrás y retirar la normativa.

Josep Bargalló, 'conseller' de Enseñanza de la Generalitat / EP
Josep Bargalló, 'conseller' de Enseñanza de la Generalitat / EP

Pero no se ha hecho gratis. Mohedano ha marcado como una necesidad que la hoja de ruta esté definida en 30 días. Ahora, todos los implicados deberán identificar cuáles son sus prioridades en el desarrollo de una normativa que lleva cuatro años de retraso, especialmente desde la vertiente de la FP Dual que se plantea como el camino más efectivo para que los trabajadores adquieran las competencias necesarias para responder a las necesidades reales de las empresas.

Pimec avanza sus prioridades

El trabajo no termina con la publicación de este documento. Los agentes sociales señalan que resulta indispensable que la Generalitat consigne las partidas económicas necesarias para que todas las prioridades que se identificarán en el desarrollo de la FP lleguen a buen puerto. Advierten que sin las aportaciones necesarias se quedará en poco más que un compendio de buenas intenciones.

Pimec ya ha avanzado cuál es el modelo que se defenderá desde la patronal de pymes. El secretario general de la organización empresarial, Antoni Cañete, aseguró el viernes en rueda de prensa que su prioridad pasa porque la FP Dual reconozca a la empresa como “agente formativo”, hecho que le dará más margen para capacitar a los alumnos en las cuestiones que considere indispensables para conseguir la titulación que persigue. Reivindica la flexibilidad que se debería dar en este proceso mediante las tutorías mancomunadas con los profesionales del ámbito educativo.

Flexibilidad de la FP

Casar el programa reglado con las necesidades reales de las empresas ha sido el gran reto que arrastra la FP en Cataluña. Las patronales y los sindicatos coinciden en que se debe abordar, con diferencias sustanciales en las fórmulas y los límites a la flexibilidad que proponen.

Ahora, consideran que es más probable que se llegue al objetivo deseado en el curso 2020-2021. Será entonces cuando se consiga la formación que aporte la estabilidad, coherencia y la integración de conceptos que se persigue desde 2015 con la ley de formación profesional en Cataluña.