Menú Buscar
El presidente de Gas Natural Fenosa, Isidro Fainé, y el director general de la compañía energética, Rafael Villaseca, en una imagen de archivo / EFE

Gas Natural reduce su beneficio el 9,4% por la salida de Electricaribe

La compañía gana 298 millones el primer trimestre del año y aumenta sus inversiones un 25%

2 min

Las cuentas del primer trimestre de Gas Natural Fenosa han notado la desconsolidación de Electricaribe​. La gasística ha obtenido hasta marzo un beneficio de 298 millones de euros, lo que supone una reducción del 9,4% con respecto al mismo periodo del año anterior. Sin tener en cuenta el impacto de la filial colombiana, la bajada del excedente se sitúa en el 8,3%.

En los tres primeros meses de 2017, la compañía presidida por Isidro Fainé notó también la tendencia decreciente del negocio de la electricidad en España, afectado por una disminución superior al 70% de la producción hidráulica. El resultado antes de impuestos y amortizaciones (ebitda) también cayó, el 5,3%, hasta situarse en los 1.104 millones de euros.

Más inversiones

Las inversiones del grupo hasta marzo alcanzaron los 321 millones, el 24,9% más que en el mismo periodo de 2016. La actividad de distribución de electricidad centró la mayor parte de las inversiones, con el 40,3% del total consolidado. La distribución de gas, por su parte, representó el 35,6% de las inversiones, tanto en mantenimiento como en ampliación de la red.

El 62,8% de las inversiones fue en el exterior, mientras que la compañía bajó los proyectos nacionales, que coparon el 37,2% de este capítulo. Desde Gas Natural indican que el grupo mantiene sus objetivos previstos para 2017 en el marco del actual plan estratégico, “a pesar de un entorno macroeconómico y energético muy exigente y complicado”.

Reducción de la deuda

La deuda financiera de Gas Natural se situó en los 15.464 millones el 31 de marzo, frente a los 15.817 millones registrados al cierre del primer trimestre de 2016.

La ratio de endeudamiento ha pasado, así, del 45,9% al 44,4%. La mayor parte de las obligaciones (90,8%) tiene vencimiento a largo plazo y la vida media es de cinco años y medio.