Menú Buscar
Una manifestación de trabajadores de Electricaribe, la filial eléctrica de Gas Natural Fenosa en Colombia, y la sede de Madrid de la compañía / FOTOMONTAJE DE CG

Gas Natural da un toque a Colombia por Electricaribe

La energética española avisa que a partir del 3 de marzo puede recurrir al tribunal de arbitraje internacional para reclamar el control de la compañía intervenida

3 min

Gas Natural Fenosa (GNF) ha mandado un aviso a navegantes al Gobierno de Colombia. Alerta que a partir del 3 de marzo está habilitada para solicitar el arbitraje internacional del Ciadi para forzar un pacto en el caso Electricaribe. El Ejecutivo de Juan Manuel Santos intervino la filial energética el pasado 15 de noviembre. Aún no ha alcanzado un pacto con la energética presidida por Isidro Fainé.

El conflicto es anterior. GNF notificó a las autoridades colombianas en julio el inicio de una controversia. Lo hizo a raíz del pacto internacional de inversiones recíprocas entre España y Colombia por la deuda acumulada por su filial en el país, en la que controla el 85% del capital.

Ampliación de la intervención

Soportaba unas pérdidas de 223.500 euros diarios por el fraude que se permitía en la red. El pulso entre la cotizada española y el gobierno del país. Las autoridades se quejaban de que no había acometido las inversiones pactadas y que la red había llegado a un deterioro insostenible, mientras que GNF defendía que con el nivel de fraude actual no podía mantener el plan pactado sin que Electricariba firma quebrara.

Se dieron medio año para alcanzar un acuerdo. El plazo expiró a mediados de este mes sin pacto, por lo que se abre el escenario del arbitraje internacional. En este tiempo, Colombia ha tomado el control de la eléctrica y ha ampliado el plazo de intervención hasta el 15 de marzo.

La cotizada española ha cifrado en 1.259 millones la deuda acumulada hasta septiembre. Tiene provisionados el 83%, unos 1.044 millones.

Petición de pacto

GNF mantiene su preocupación en un comunicado por el “deterioro que presentan los indicadores de recaudo, fraude y calidad” de Electricaribe. Ratifica asimismo su deseo de que ambos actores del conflicto firmen las  paces para “retomar el control de la empresa y acometer a la mayor brevedad el necesario plan de inversiones”.

Subraya su voluntad de “seguir con las inversiones en Colombia”.