Menú Buscar
Rafael Vilaseca, consejero delegado de Gas Natural, ha desgranado el plan.

Gas Natural abraza la distribución y las renovables internacionales para crecer

El grupo prevé superar los 1.800 millones de beneficio neto en 2020 e invertir 14.000 millones para actualizar la actividad en su nuevo plan de negocio

11.05.2016 10:49 h. Actualizado: 11.05.2016 11:03 h.
6 min

Gas Natural Fenosa presentará este miércoles al mediodía el nuevo plan estratégico de la compañía. El grupo dirigido por Rafael Villaseca anunció poco antes al mercado las grandes líneas de una hoja de ruta que les debe llevar de los 1.502 millones de beneficios registrados en 2015 a los 1.800 en 2020. Para ello, centra su atención en avanzar en el negocio que supone el 58% de los resultados y que ha recibido un menor impacto por la escalada del precio del petróleo y las materias primas y la evolución de las divisas: las redes de distribución.

El principal objetivo de crecimiento está en este campo, que se completará con una estrategia para convertirse en un operador destacado en el negocio de las renovables. El foco estará puesto en crecer en generación en el mercado internacional. Con todo, la gasista mantiene activa la búsqueda de negocios rentables en España. La única condición para invertir en el país será que las iniciativas en las que se involucre estén ajenas a las ayudas públicas para evitar los vaivenes políticos de gobiernos de diferente signo en este sentido. Busca estabilidad.

Inversión de 14.000 millones

Para alcanzar el objetivo, el plan de negocio propicia una inversión de hasta 14.000 millones durante los próximos cinco años. El 80% se usará para crecer en activos regulados o contratados distribuidos de esta forma: 4.800 millones a redes de distribución, 71% de gas natural y 29% electricidad (57% en Latinoamérica y 43% en Europa); y 1.800 en nueva capacidad de generación (básicamente energías verdes).

Al final del plan, el grupo debe haber incorporado 3,6 millones de nuevos puntos de suministro de gas y electricidad y 2,4 millones de contratos en soluciones energéticas y de servicios.

Estrategia de renovables

El impulso en renovables se concentrará en la segunda mitad del plan. A partir de 2019 se invertirá de forma más acusada en operaciones de ciclo combinado de gas natural, hidráulica, eólica y solar, especialmente en el mercado internacional. El desarrollo de la actividad en España será mucho más modesta y con el objetivo único de equilibrar la producción, ya que el 91% de la generación en el país corresponde a las denominadas tecnologías convencionales.

Las renovables solo significan el 9% de la actividad de Gas Natural y la cúpula, encabezada por ahora por Salvador Gabarró, quiere evitar que se consolide como negocio marginal.

Consolidar su posición de líder en gas

Los 1.500 millones restantes habilitados en el plan irán destinados básicamente en avanzar en gas natural. Calcula que la demanda mundial crecerá significativamente en los próximos años fruto de las necesidades energéticas de los emergentes, el incremento de los llamados recursos no convencionales (fracking) y al mejor prestigio que tiene este combustible fósil respecto al petróleo.

La cotizada quiere consolidar su posición dominante internacional, por lo que incorporará cuatro barcos metaneros y una regasificadora flotante hasta 2018, a los que destinará 1.200 millones. Prevé destinar otros 400 millones entre 2019 a 2020 para reforzar su cuota de mercado, aunque aún no ha detallado los activos que piensa adquirir para ello.

Objetivos financieros

La dirección prevé que el impacto en la firma de la alta volatilidad del precio del petróleo y las materias primas, con el impacto que ello tiene en las divisas y los negocios internacionales, durará hasta la segunda mitad de 2017. Por ello, no será hasta 2018 cuándo se fije alcanzar los 5.400 millones  de beneficio bruto (Ebitda) y los 1.600 tras el pago de impuestos.

El plan estratégico incluye una nueva oleada de eficiencias para ahorrar otros 200 millones en 2018 de gastos anuales. Para la segunda mitad de la hoja de ruta se “estudiarán” otras medidas adicionales, según la información remitida a los mercados.

El capítulo de la deuda vivía de la compañía es el menos ambicioso. Gas Natural espera pasar de los 15.817 millones de pasivo registrados al cierre del primer trimestre a los 15.600 en 2010.

Salvavidas a Repsol

Villaseca ha puesto por escrito en el plan lo que ya había anunciado previamente: que la retribución mínima que los accionistas recibirán hasta 2018 será de un euro con posibilidad de scrip dividend (pago en especies, generalmente nuevas acciones) si el flujo de caja no lo permite. La política de dividendos vigente todo el plan prevé un pay out del 70% que le obligará a destinar 7.000 millones en dividendos en los próximos cinco años.

Esta decisión propicia que su accionista de referencia que más sufre en estos momentos por la volatilidad de precios de commodities, Repsol, reciba cada año unos ingresos extraordinarios para sostener sus resultados.

Innovación en el mercado energético

Gas Natural prevé que la innovación irrumpirá con fuerza en el mercado energético en los próximos años con nuevos modelos de negocio como la generación distribuida o las llamadas smart grids (redes eléctricas inteligentes) tanto en los mercados maduros como los emergentes a medio plazo.

La dirección del grupo asegura que ha enfocado el nuevo plan estratégico a preparar la compañía para que consolide su posición dominante ante este escenario.