Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ordenador portátil para trabajar desde casa

El futuro del teletrabajo y cómo financiarlo

El pasado año 2020 descubrió a muchas empresas los beneficios y las dificultades de trabajar en remoto

3 min

La evolución del teletrabajo en tan solo unos meses ha sido vertiginosa. Sin embargo, este es solo el comienzo de una tendencia que ha llegado para quedarse. Por su parte, el teletrabajo requiere cierta inversión en tecnología (por ejemplo, en software de gestión empresarial) para poder implementarlo de manera eficaz. Para ello nada mejor que recurrir a un préstamo en LoanScouter.com. Además, es importante impulsar las competencias digitales de los empleados a través de la formación.

El panorama en España

Hace una década, la mayoría de las empresas se mostraban reticentes al teletrabajo. Algunas ofrecían días en remoto como incentivo, pero no se consideraba la modalidad principal. Esto se debe principalmente a que no existía la tecnología adecuada, como lo hacemos hoy.

Por otra parte, los empresarios temían que la productividad se redujera, ya que no podían supervisar constantemente lo que hacían los trabajadores. En 2021, esta mentalidad no ha desaparecido totalmente, aunque la realidad ha demostrado dar resultados. Los empleados no solo mantienen su efectividad desde casa, sino que también se sienten mejor. Incluso pueden tener más tiempo para desarrollar nuevas habilidades y continuar formándose. Pero esta productividad depende de muchos factores, como la inversión tecnológica o la definición de nuevos procesos y políticas. En este sentido, las empresas se enfrentan a importantes obstáculos que pueden definir el futuro del teletrabajo.

Redefiniendo los espacios de trabajo

El futuro más cercano de las oficinas apunta hacia un modelo híbrido. De esta manera tendremos la libertad de escoger sin dejar de ser seres humanos que se relacionan entre sí. Este planteamiento combina el teletrabajo con reuniones o jornadas presenciales complementarias. Este tipo de modelo híbrido podría redefinir el concepto de oficina. Ya no es el lugar donde se trabaja, sino un espacio dedicado a la coordinación, a la colaboración y a la resolución de problemas.

Para los equipos de alto rendimiento es de vital importancia que tanto los sistemas como los procesos y metodologías permitan a los distintos miembros relacionarse entre sí. Cambiar de espacio de trabajo varias veces durante la semana puede conllevar una pérdida de tiempo y de concentración. Sin embargo, todo apunta a que la tecnología minimizará gradualmente las barreras entre la oficina y la casa.

Las redes 5G, la inteligencia artificial y la realidad virtual están en auge y optimizarán tanto la productividad como la eficacia del teletrabajo. La realidad virtual, por ejemplo, podría utilizarse para paliar la sensación de aislamiento derivada del mismo.

--

Contenido patrocinado