Menú Buscar
Un usuario efectúa un pago a través de una aplicación 'fintech' en su móvil / EFE

El futuro de la banca ha llegado: la expansión de los neobancos

Reino Unido es el principal mercado para la banca digital, que empieza a abrirse camino también en España

8 min

La banca fintech está experimentando un crecimiento vertiginoso, no solo por el número de neobancos y challenger banks que han nacido durante los últimos años, sino por la cantidad de clientes a los que ha seducido. El inglés Monzo, que desde su nacimiento hace tres años ha conseguido levantar 109 millones de libras (unos 125 millones de euros) en 12 rondas de financiación, según el portal Crunchbase, suma ya 632.285 clientes. Durante el mes de abril, ha ganado de media algo más de 2.500 clientes nuevos al día. En marzo y febrero, el crecimiento diario fue de en torno a los 4.000 clientes. Unas cifras de vértigo.

El también británico Revolut, lanzado en julio de 2015, es otro de los grandes neobancos del escenario europeo; según fuentes de la entidad consultadas por el comparador HelpMyCash.com, esperan la licencia bancaria para este ejercicio. A diferencia de Monzo, que requiere a sus clientes que sean residentes en Reino Unido, Revolut opera en varios países, entre ellos España. Actualmente, la entidad inglesa cuenta con 1,7 millones de clientes que han realizado unos 60 millones de operaciones por un valor total de 15.000 millones de dólares, según fuentes de la entidad. Revolut ha ahorrado a sus usuarios 150 millones de libras en comisiones.

El crecimiento de Revolut es más espectacular, si cabe, que el de Monzo: el neobanco sito en Londres crece a razón de entre 6.000 y 8.000 usuarios al día, de los cuales unos 400 son españoles ---España es el quinto mercado de la fintech con cerca de 80.000 clientes--. La entidad no solo ha convencido a los usuarios, también se ha ganado la confianza de los inversores. Tras 10 rondas de financiación, ha levantado 336 millones de dólares (277 millones de euros al cambio). La última acaba de cerrarse por un total de 250 millones de dólares (casi 205 millones de euros).

N26, el banco paneuropeo

El challenger bank N26 es uno de los bancos que más crece en Europa: “Cuenta con más de 850.000 clientes en sus 17 mercados europeos”, afirma la entidad. Los últimos datos publicados, relativos a enero de este año, hablan de un crecimiento de entre 1.500 y 2.000 nuevos usuarios al día. El banco móvil radicado en Berlín pretende reforzar su marca en la Península. Aunque lleva tiempo captando clientes en nuestro país, a principios de año incorporó a Francisco Sierra como director general en España, con el objetivo de “reforzar la presencia de N26 en el mercado español”, según explica el banco en un comunicado.

La compañía cerró el pasado mes de marzo una ronda de financiación por 160 millones de dólares (unos 131 millones de euros), una cifra récord en la industria fintech alemana, cuyo objetivo es “impulsar la estrategia global, la expansión internacional y el desarrollo de productos”. La expansión tiene como objetico, principalmente, Estados Unidos y el Reino Unido durante este año.

Pero N26 no es el único que pretende expandirse. Revolut, que ahora está valorado en 1.700 millones de dólares, pretende expandirse este año y cruzar el charco, principalmente a EEUU, Canadá, Singapur, Hong Kong, Australia y Nueva Zelanda. Volviendo a N26, el banco paneuropeo suma 215 millones de dólares en financiación. El objetivo del banco es ambicioso: pretende alcanzar los cinco millones de clientes a finales de 2020.

Un fenómeno global

Reino Unido se ha convertido en la incubadora de los neobancos y los challenger banks europeos. La causa del protagonismo británico en este sector hay que buscarla en dos razones, según un estudio de KPMG: “Primero, Gran Bretaña no está tan saturada con los grandes bancos y sus sucursales como Estados Unidos, lo que crea una oportunidad para las instituciones financieras no tradicionales. En segundo lugar, Reino Unido fue uno de los primeros en adoptar la banca digital, que data de finales de la década de 1990 y principios de los 2000. Esa ventaja probablemente le haya ayudado a liderar el cambio hacia los bancos desafiantes y otros modelos alternativos”.

Pero, tal y como afirma la consultora, a pesar del amplio número de bancos fintech ingleses (Monzo, Revolut, Starling, Atom Bank, etc), no se trata de un fenómeno únicamente insular. El ya citado N26, radicado en Alemania, es una prueba, pero también el neerlandés Bunq, los franceses Orange Bank y Hello Bank, el chino WeBank y Digibank, de la India.

España se suma al carro

La banca española también ha querido una parte del pastel. BBVA es propietario de una parte del banco fintech inglés Atom Bank, que tras obtener su licencia en junio de 2015 empezó a operar en abril de 2016. El pasado mes de marzo, la entidad anunció que aumentaría su participación en Atom, con una inversión de 85,4 millones de libras (unos 96 millones de euros). Tras la inyección de capital, la participación de BBVA en la entidad sería de un 39%. De acuerdo con Crunchbase, el banco ha levantado 369 millones de libras (unos 425 millones de euros) en cinco rondas de financiación. En la última, Atom obtuvo 149 millones de libras (172 millones de euros). Según el informe de resultados de 2016/2017, el banco rozaba los 18.000 clientes.

BBVA también ha promovido el lanzamiento de la fintech Denizen, que recientemente ha lanzado sus servicios en España y Estados Unidos. Está pensado para expatriados, “personas que viven en un país y trabajan en otro, para que puedan recibir el dinero y usarlo en su lugar de residencia de forma inmediata”, señala BBVA, que añade que “de esta manera se evitan las comisiones asociadas a las transferencias internacionales y el intercambio de divisas”.

La compañía, incubada en el seno de área New Digital Business de BBVA en San francisco, abre al usuario una cuenta en Alemania y otra en EEUU. Hoy por hoy, los españoles tienen a su alcance un nutrido grupo de neobancos y challenger banks, es decir, de bancos digitales que están rompiendo moldes. N26, Revolut, Ferratum Bank, Denizen y Bunq están al alcance de los españoles.