Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El Tanatorio de Sabadell, operado por Funeraria Torra, salpicada por el 'caso Mercurio' / CG

Una funeraria protegida por la CUP, en el centro del 'caso Mercurio'

La juez abre procedimiento por presunto trato de favor a Funeraria Torra, a la que blindaron los antisistema y ERC, impidiendo la competencia en Sabadell

4 min

La juez instructora del caso Mercurio ha colocado a la funeraria de Sabadell, que protegió el anterior gobierno de CUP-Crida y ERC, en el epicentro del procedimiento que investiga múltiples delitos de corrupción y fiscales cometidos, presuntamente, por 22 investigados. 

La magistrada del juzgado de Instrucción número 1 de Sabadell decretó ayer jueves, 28 de enero, la apertura del juicio oral. Una de las acusaciones sobre los imputados es la de presunto trato de favor a Funeraria Torra, la empresa de gestión del final de vida a la que favoreció el anterior gobierno de los antisistema y los republicanos. Ambos partidos frenaron la implantación de competidores, blindando una empresa salpicada ahora por un caso de corrupción. 

Indicios de cohecho

La juez ha detectado indicios de un delito de cohecho en la prórroga y modificación del contrato de servicios funerarios en la ciudad metropolitana, así como en la implantación del servicio municipal de incineración y la privatización en 2010 del cementerio municipal. Las dos decisiones beneficiaron a Funeraria Torra. 

La doble operación, también resultó rentable presuntamente para Jordi Soriano, exconcejal del PP en Sabadell y "principal responsable y beneficiario" de la operativa supuestamente delictiva. Fue Soriano quien maniobró para que Torra se quedara la concesión administrativa del cementerio local, según apunta la investigación realizada. El exedil, principal imputado, habría intermediado en la aprobación de obras en otras fincas. 

Las escuchas de Mossos, concluyentes

Halle culpable o no el jurado del caso Mercurio a Soriano, las conversaciones telefónicas intervenidas por los Mossos d'Esquadra y aportadas al caso son muy negativas para la defensa de Torra y el político popular que dejó hace años el partido. Según las escuchas, Alfonso Izard, exdirector de Cementerios de Madrid, y Xavier Pons Torra, su socio, confiaron en Soriano para desbloquear una operación que incluía la reparación del camposanto mediante una empresa designada por el exconcejal. 

Es lo que ocurrió, cree la juez, que apunta a la constructora Constresnius como participante en la carambola que acabó con la funeraria de Sabadell al frente del equipamiento mortuorio. Durante todo el proceso, revelan las escuchas, Izard y Pons delegaron en Soriano, quien habría hecho de conseguidor de un proyecto del que, supuestamente, cobró sobornos desde ambas partes.  

La CUP protegió a a funeraria

La apertura de juicio oral del caso Mercurio y la vinculación de Funeraria Torra con el macroproceso cobran especial relevancia por cuanto la empresa de servicios funerarios fue blindada por el anterior gobierno municipal de CUP-Crida y ERC, como explicó este medio. Los antisistema y los independentistas levantaron una moratoria de nuevas salas de vela en la ciudad, creando así un monopolio de facto en la urbe. 

Asimismo, ello ocurrió cuando otro operador, Mémora, había entrado la documentación cumplimentada para construir un nuevo equipamiento funerario en la Rambla Ibèria de Sabadell. El cerrojazo estuvo en vigor hasta que el pleno municipal aprobó la nueva ordenación de los servicios funerarios, que expulsó a los operadores interesados en entrar en la ciudad a las afueras. Con ello, se protegió a Funeraria Torra, la empresa salpicada ahora por el próximo juicio del caso Mercurio