Menú Buscar
Roberto Haboba Gleizer, creador de los módulos 'Fresh Box' de lavadoras portátiles ante una de sus tiendas / CG

El hombre que quiere llenar las calles de España de lavadoras

Roberto Haboba Gleizer crea 'Fresh Box', las lavanderías portátiles que te hacen la colada mientras compras en el supermercado, esquías o pones gasolina

4 min

Es el hombre que quiere llenar las calles de España de lavadoras. O, como mínimo, las estaciones de servicio, supermercados, estaciones de esquí u otros puntos de interés comercial. Roberto Haboba Gleizer está detrás de Fresh Box, el nuevo concepto de lavandería que te hace la colada mientras compras o pones gasolina.

En pleno auge de las franquicias para lavar ropa a pie de calle, ¿en qué se diferencia la oferta de Haboba Gleizer? "Nacimos con Fresh Laundry en 2006 y ya contamos con 60 tiendas en todo el territorio nacional. Un año y medio atrás nos dimos cuenta de otra necesidad: de las lavanderías transportables", explica. Dicho y hecho, la firma ya tiene cuatro en operación y montará 25 hasta 2019, explica el directivo, apuntaladas por el mismo modelo de negocio que ha resultado exitoso en su primera línea.

"Una lavadora no es rentable para una persona sola"

El concepto pivota sobre la idea de que una lavadora no es rentable para una persona que vive sola. "Un lavado y un secado contando el gasto energético y la amortización de las máquinas te puede costar 16 euros. Es un precio altísimo para una vivienda unipersonal", calcula el emprendedor. Frente a ello, Fresh Box hace una propuesta más económica. Sus máquinas, colocadas en módulos de tres lavadoras y otras tres secadoras de 17 kilos de capacidad, lavan tu ropa por tarifas que se mueven entre los cuatro y los nueve euros, más dos euros por el secado.

Fresh Box, uno de los módulos portátiles de Fresh Laundry / FL

Imagen de Fresh Box, uno de los módulos portátiles de lavadoras de Fresh Laundry / FL

"Además de dinero, ahorras tiempo porque los módulos transportables te permiten hacer la colada mientras solucionas la compra semanal o estás de shopping. Están pensados para instalarse en centros comerciales fuera de las ciudades, que es hacia donde yo creo que evolucionarán las urbes del nuevo siglo", razona el empresario.

Clientes: no son estudiantes

En el pujante mercado de las lavanderías, en el que están entrando enseñas tradicionales como Miéle, Fresh Laundry cuenta con cierto conocimiento del sector tras 11 años en operación. "Los clientes que vienen a lavar la ropa no son estudiantes universitarios. Éstos, en su mayoría, aprovechan la infraestructura que tienen en casa de sus padres. Hay algunos clientes jóvenes internacionales, pues carecen de ese hogar familiar al que regresar los fines de semana, pero lo que tenemos más es gente mayor", aclara Haboba.

Con una estructura de costes reducida, "máquinas producidas en España" y 16 trabajadores --la mayoría de mantenimiento--, Fresh Laundry espera que sus módulos portátiles sean un producto exitoso en el mercado nacional. "La tipología de hogar está cambiando. Ya no todo el mundo quiere tener una lavadora en casa. Los tiempos se ajustan y creemos que colocar módulos para hacer la colada en el supermercado o espacios donde vas a pasar un par de horas pueden ajustarse a esos nuevos modos de vida, pues optimizan tu tiempo", ha concluido el empresario.