Menú Buscar
El presidente de FGC, Ricard Font, y el presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, en un desayuno informativo / TWITTER

Font ratifica su apuesta por el consorcio para la gestión de Rodalies ante el empresariado catalán

El director de FGC considera que la creación de un consorcio para gestionar Rodalies debería estar en la mesa de diálogo

6 min

El presidente de Ferrocarrils de la Generalitat de Cataluña (FGG), Ricard Font, ratifica su compromiso de hacerse cargo de Rodalies si el Govern se lo pide y hacerlo a través de un consorcio, tal y como le pide el empresariado catalán. “Estamos calentando a la espera que el consejero nos de la orden de entrar al campo”, ha insistido Font en un desayuno organizado por la patronal de Foment del Treball. Deja caer que el traspaso de competencias debería estar en la mesa de diálogo entre gobiernos que debe tener lugar entre Ejecutivo y Govern. Pese a matizar que desconoce si el gobierno catalán lo propondrá cree que el traspaso “está más cerca que hace tres años”.

El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, ha animado a sacar adelante este consorcio y espera que FGC pueda “entrar al campo” cuanto antes. Font por su parte ha recordado que por mucho que les pidan hacerse cargo de la gestión de la red de Rodalies “es un proceso que puede tardar años”. Pone el ejemplo de la línea de la Pobla de Segur donde han tenido que pasar 10 años para que Ferrocarrils tome el control definitivo.

Competencias

De hecho, Font amaga de nuevo que si se da el traspaso, la Generalitat debería reclamar no sólo el traspaso de la operadora de trenes, sino también de las infraestructuras. Cabe recordar que la liberalización del sector ferroviario por el momento solo afecta a los operadores, por lo que cualquier nuevo agente no tendría competencias sobre las infraestructuras, que están en manos de Adif. Por tanto, la operación que reclama Font exigiría una reclamación de competencias al Estado, algo que nunca ha estado sobre la mesa.

El presidente de FGC afirma que están preparados para hacer frente a la gestión de Rodalies, pero con tiempo, escuchando a los maquinistas, “que son quienes conocen las faltas del servicio y de las infraestructuras” para poder ofrecer un “mejor servicio”. Palabras que ratifican su absoluta voluntad, declarada, de hacer también con el control de las competencias de Adif.

El presidente de FGC, Ricard Font, y el presidente de Foment de Treball, Josep Sánchez Llibre, en un desayuno informativo / JC
Desayuno informativo con el presidente de FGC, Ricard Font, y el presidente de Foment de Treball, Josep Sánchez Llibre / JC

Falta de inversión

Font también ha aprovechado el desayuno de Foment para señalar que Cataluña “sufre un déficit de inversión de 1.000 millones de euros por año desde 1955” en infraestructuras. Un dato que también espera que se pueda resolver en la próxima década, aunque en este caso no lo ha enmarcado dentro de la mesa de diálogo entre gobiernos.

Más allá de eso, asegura que la voluntad de Ferrocarrils es mantener una inversión anual de 180 millones de euros al año, sin necesidad de tener que aumentar la presión fiscal y ayudado por la colaboración público-privada. Unas noticias que han sido muy bien acogidas por el presidente de Foment.

Alta velocidad

Donde también esperan la colaboración del sector privado es en el mercado de la Alta Velocidad que también se liberaliza. Font insiste en ofrecer este servicio para conectar las cuatro capitales catalanes y además ofrecer una nueva conexión con Valencia. Asimismo expresa su intención de que la Alta Velocidad gestionada por FGC llegue a las “principales regiones de Occitania”, en Francia: Montpellier, Perpiñán y Toulouse.

Este proyecto se enmarca en la agenda que se ha fijado Ferrocarrils hasta 2030 y que prevé la conexión de las líneas del Vallès con las del Llobregat-Anoia por Barcelona, el “Tram” de Tarragona, el tren lanzadera entre el aeropuerto de Barcelona y la capital o la voluntad de alcanzar los 230 millones de viajes.

Objetivo: sostenibilidad

Font ha defendido también su compromiso con la sostenibilidad y ha recalcado la importancia del ferrocarril en la lucha contra el cambio climático. Pese a subrayar que en Ferrocarrils apenas han notado un incremento de pasajeros desde que entrara en funcionamiento la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona, subraya que la compañía retira 144.000 coches de la circulación gracias a la línea del Vallès, 69.000 vehículos en el ámbito del Baix Llobregat y 700 en la Pobla de Segur.

El presidente de FGC espera que en los próximos años alcancen los 230 millones de viajes y recuerda que la empresa opera desde hace un año con el 100% de energía renovable y espera que a finales de año, el 100% de ésta sea todo energía solar.

Destacadas en Business