Menú Buscar
El ruso Mikhail Fridman, presidente de LetterOne / EFE

Los fondos que se forraron especulando en Dia echan un cable a Fridman

Marshall Wace y Citadel, que ganaban millones de euros tras atesorar el 8,5% en posiciones bajistas del grupo de distribución, adquieren el 2,5% para ayudar al magnate ruso en su OPA

14.02.2019 00:00 h.
7 min

De la noche a la mañana, tras anunciar LetterOne, el pasado 5 de febrero, su intención de presentar una OPA sobre Dia, han empezado a aflorar como setas fondos de inversión y otros accionistas buscando sacar provecho de la ‘merienda de negros’ en la que anda inmersa la cadena de distribución, con un sinfín de problemas financieros, el enfrentamiento entre Mikhail Fridman y el consejo al que el magnate ruso no quiere ver ni en pintura, y una pérdida imparable de cuota de mercado.

En esa irrupción de inversores, algunos llaman la atención. Son los mismos que durante meses se han forrado a manos llenas, especulando a las bravas, sin tapujo alguno, para que la cotización de Dia cayera sin parar.

Dinero a espuertas con Dia cayendo un 90%

Y a fe que lo consiguieron, con esa pérdida del 90% registrada en el valor de la compañía en año y medio. Ellos, y también los propios accionistas, como el propio Fridman o el banco de estadounidense Goldman Sachs, que son los que han prestado los títulos para ser operados en posiciones cortas buscando su caída.

Ambos ganaron dinero a espuertas. Unos, con los intereses del contrato a préstamo de las acciones, y otros, con la consecución del objetivo, que los títulos se desplomaran.

Compra de acciones para apoyar a Fridman

Y ahora, como de bien nacidos es ser agradecidos, esos fondos oportunistas se han apresurado a comprar acciones para que, en el marco de la OPA, Fridman se las compre y sume esfuerzos para garantizarse el éxito de la oferta. Necesita el magnate ruso llegar al 64,5% del capital, por lo que cualquier apoyo es bienvenido.

De momento, dos son los inversores especulativos que, de momento, han asomado la cabeza como accionistas significativos en Dia desde el pasado 5 de febrero, Marshall Wace y Citadel.

Anuncio de OPA e inmediata compra de acciones

En el caso de Marshall Wace, que llegó a acaparar, en noviembre de 2017 --tras el aterrizaje de Fridman en Dia--, el 3,95% del capital de la cadena de distribución en posiciones cortas, no esperaba ni un minuto en acaparar acciones tras el anuncio de la OPA por parte de LetterOne, el holding controlado por el empresario ruso.

Presionado por la obligación de la obligatoriedad exigida por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de comunicar, tras el anuncio de una OPA, la tenencia de títulos por encima del 1% del capital de la empresa objeto de la oferta, el fondo británico de capital riesgo dirigido al alimón por Paul Marshall y Ian Wace, notificaba al supervisor de valores español que contaba con 10,55 millones de acciones de Dia, equivalentes al 1,69%. Y un día después, hacía lo propio para reducir la posición mínimamente, hasta el 1,5%.

Cambio radical

Un cambio radical de su posición en Dia tres años después de haber hecho uno de los grandes negocios de los últimos tiempos, como también lo hiciera en el Banco Popular en los meses previos a su intervención y posterior compra por el Banco Santander.

Desde que Marshall Wace notificara a la CNMV, en enero de 2015, que contaba con el 0,5% de Dia en posiciones cortas, el fondo londinense no paró de comprar y vender acciones a préstamo de la cadena. Hasta 230 movimientos registrados en el organismo presidido por Sebastián Albella con esos 25 millones de títulos bajistas con los que llegó a contar, y que redujo hasta los 3 millones el pasado 19 de octubre, tras el aciago ‘lunes negro’ en el que Dia perdió en Bolsa un 42%.

Citadel amaga

La posición de Citadel no está siendo tan clara estos días sobre su posición accionarial el grupo de distribución. Tanto los movimientos de su vehículo Multi-Strategy Equities, desde el paraíso fiscal de las Islas Caimán, como los de su mandamás Kenneth Griffin, desde Chicago, están resultando de lo más contradictorios.

Así, Griffin, que acreditaba el 2,1% de Dia cuando Fridman anunció la OPA acreditaba el 2% de Dia, redujo la posición unas horas después al 0,6%. Y en el caso del fondo irlandés domiciliado en las Caimán, hacía lo propio para acreditar el 0,11% desde el anterior 1,23%.

Efímero pacto concertado

También ha resultado sorprendente la precipitada ruptura de la acción concertada fijada entre el inversor francés Gregoire Bontoux (accionista histórico de Carrefour) y los hermanos canarios Gómez-Pablos Calvo.

El pasado 7 de febrero anunciaban la firma de este pacto parasocial, acumulando el 3,25% de Dia --la mayoría en manos del empresario francés afincado en Barcelona--, y este martes el acuerdo saltaba por los aires, con la renuncia de uno de los hermanos Gómez-Pablos. Al final, tras la espantada, el pacto entre Bontoux y AltoCapital Inversiones, la firma que dirige Pedro Gómez-Pablos, suma el 3,09% de Dia.

La sorpresa de esta salida ha sido mayúscula, toda vez que, lejos de restar, lo que se pretendía era sumar capital en Dia, de cara a contar con suficientes apoyos para lanzar una contraoferta a los 0,67 euros ofrecidos por Fridman. Para ello, Bontoux y los empresarios canarios habían empezado a buscar avalistas entre las entidades financieras y contratado al bufete Allen & Overy para ahormar la operación.