Menú Buscar
Josep Sánchez, con el equipo directivo de Foment, y la propuesta impositiva de la patronal / CG

Foment reclama un plan para lograr 40.000 millones de ingresos

La patronal defiende una “fiscalidad competitiva” que pasa por “ganar eficacia” y conseguir más ingresos, lejos de la idea de bajar los diferentes impuestos

13.06.2019 14:12 h.
5 min

Foment del Treball quiere cambiar la estrategia. El sistema fiscal, al margen de si se debe aumentar o disminuir la presión impositiva, debe ser “eficaz”, y lograr mayores ingresos. Con una propuesta atrevida, la patronal que preside Josep Sánchez Llibre insta al Gobierno español a que aplique un plan estratégico, en cuatro años, para reducir la economía sumergida, que es uno de los grandes problemas de la economía española, a juicio de Foment. El objetivo es reducir ese “fraude” del 25% del PIB que representa en España, cuando la media europea se considera que está en la franja del 15%. Si se reducen esos diez puntos, “se conseguiría aflorar 100.585 millones de euros, y a partir de su tributación, se lograría unos ingresos recurrentes cada año de 40.234 millones de euros”.

Ese es el resultado de un amplio estudio de Foment sobre la estructura impositiva en España y en Cataluña, con el deseo de conseguir más ingresos y que se obtengan de una forma “más efectiva y eficaz”. Una de las medidas, lejos de otras experiencias, como ha ocurrido en Andalucía, es la reforma del impuesto de sucesiones, pero no para eliminarlo. “En todos los países modernos existe con unos porcentajes u otros, y nuestra voluntad no es eliminarlo”, ha señalado Salvador Guillermo, el director del servicio de estudios de Foment. La idea es situar el impuesto en el 5% para los familiares más próximos y en el 10% para el resto de familiares, aunque no se detalla un mínimo exento.

Mejor trato a las pymes

En la discusión en España sobre la estructura impositiva se ha puesto el acento en los últimos años en el impuesto de sociedades. Foment, en otros estudios, ha reflejado ese debate con propuestas para reducirlo a partir del tamaño de las empresas. Lo que hace ahora Foment es establecer un tipo más reducido, del 15% --ahora es del 25%-- para las pymes y para los beneficios no distribuidos;  “eliminar el pago mínimo (que paguen lo que corresponda) y mantener en el futuro la deducción del 100% por la llamada “doble imposición”.

Otra de las propuestas, en este caso sí, es la eliminación del impuesto de Patrimonio, que tuvo, cuando se constituyó, un carácter censal, que eliminó el PSOE y el mismo gobierno socialista de Rodríguez Zapatero recuperó cuando llegó la crisis económica y se ha mantenido con los ejecutivos del PP. “Este impuesto disuade y distorsiona la actividad económica y su efecto redistributivo es muy menor, un 0,03%”, se señala en el informe. “No tiene ningún sentido”, ha clamado Sánchez Llibre.

Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball, durante un acto público / CG
Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball, durante un acto público / CG

Los tributos catalanes, poco eficaces

Cuando Foment se refiere de forma estricta a la tributación en Cataluña, el énfasis es menor. Según Sanchez Llibre, la Generalitat “ha hecho lo que tenía que hacer”, al recordar que ha creado nuevos tributos para lograr una mayor recaudación, producto, como entiende Foment, de la falta de un nuevo modelo de financiación autonómica que la patronal requiere que se ponga en marcha cuanto antes. Pero lo que critica Foment, “a modo de reflexión”, es que esa proliferación de impuestos no sea, tampoco, eficaz. En el estudio se señala que se debe revisar. “Cataluña es la comunidad autónoma que tiene más tributos propios, 18 en total, pero la recaudación sólo es superior en un punto más (3,2%) respecto a la media del resto de autonomías (2,2%)”.

Siguiendo ese argumento, la apuesta es eliminar del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentales, la imposición por Documentos Notariales, “obsoleta en un sistema fiscal moderno”.