Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, en el foro 'Mirando a Europa' / EUROPA PRESS

Foment reclama un “pacto de país” al Govern que salga del 14F

La patronal que preside Sánchez Llibre ofrece acuerdos y reprocha a la alcaldesa Ada Colau su “prepotencia ideológica” y su “actitud sectaria”

7 min

La patronal Foment del Treball sigue a pie de obra, con la voluntad de liderar una nueva etapa política y económica que lleve a superar la crisis provocada por la pandemia y por la lucha partidista en el seno del independentismo. Esa posición también pasa por una dura crítica frente a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Y en esas dos direcciones se ha situado Josep Sánchez Llibre, el presidente de Foment, ante la asamblea de la patronal. La petición es clara: “un pacto de país al futuro gobierno que salga del 14F, porque la economía debe ser la prioridad”, junto con un “diálogo entre Madrid y Cataluña” que posibilite un nuevo crecimiento económico.

Sánchez Llibre le ha dado la vuelta a la patronal desde el inicio de su mandato, con el objetivo de liderar todos los debates económicos a su alcance. Pero para ello, como la petición de declarar inconstitucional el Impuesto de Patrimonio, con un recuerdo a través del Defensor del Pueblo al Tribunal Constitucional, es necesaria “la estabilidad política”.

Contra la ortodoxia económica

Ante la asamblea de la patronal, por vía telemática, Sánchez Llibre ha precisado que se debe recuperar el mensaje del expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton, con aquel lema de “es la economía, estúpido”, y reclamar al Ejecutivo que se forme tras las elecciones del 14F que no tenga otra prioridad ni objetivo a corto y medio plazo. “Al nuevo gobierno que salga de las elecciones le pedimos que su primera medida sea buscar el más amplio consenso parlamentario posible para orientar la salida de la actual situación e impulsar un acuerdo de país con sindicatos y empresarios para recuperar la economía”.

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre / EP
El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre / EP

Para ello, y como terapia de choque inmediata, Foment ha dejado atrás toda la ortodoxia económica. Y pide al Gobierno que se endeude todo lo posible para inyectar dinero directamente a las empresas. Lo ha pedido Sánchez Llibre en una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Ayudas directas a empresas

El argumento es que otros países, como Italia, han dedicado un mayor esfuerzo, con porcentajes sobre el PIB mucho mayores para salvar el tejido económico. Foment entiende que el posible ahorro que pueda pretender ahora el Gobierno, se traducirá en la “muerte” empresarial posterior de muchas compañías. “Es mejor endeudarse todo lo posible ahora, con buenas condiciones del BCE y buscar directamente que las empresas puedan mantenerse después”, señalan fuentes de la patronal.

En su alocución a la asamblea, Sánchez Llibre ha insistido en que se necesitarán unos 50.000 millones de euros en “ayudas directas” a los sectores más perjudicados, como el comercio, la hostelería, el turismo, la restauración, las agencias de viaje, transportes, cultura y deportes.

La advertencia a Colau

Sin embargo, Sánchez Llibre no ha dejado una de las máximas preocupaciones de la patronal. En ese contexto económico, muy complicado por la pandemia, la ciudad de Barcelona ocupa un espacio central. La necesidad de que la “marca Barcelona” salga a flote, para que no se deteriore “más”, lleva a Foment a una crítica dura y frontal contra la alcaldesa Ada Colau. El argumento es que los empresarios también desean proteger el medio ambiente y respetan y están al lado de la Agenda 2030, pero que para lograr objetivos de ciudad lo prioritario debe ser “el consenso entre todos los actores implicados”. Y eso no se produce, a juicio de Foment, por la propia actitud de Colau. “La falta de humildad de Colau y su prepotencia ideológica con todos los que no piensan como ella”, lleva a esa falta de acuerdo.

Según Sánchez Llibre, la patronal ha buscado un acercamiento que no ha encontrado. “Que quede claro que lo hemos intentado por nuestra parte. Lo hemos intentado con encuentros, con personas de su equipo a lo largo de los últimos cuatro meses, pero el resultado ha sido muy negativo. Ninguna posibilidad de escuchar, de rectificar o de buscar consensos con todo lo que tienen planificado o han hecho”. Y la reclamación pasa por una “reacción de Colau”, para “mantener la reputación internacional de Barcelona, que ha costado muchos años construir”. ¿El peligro? Que “tomando decisiones unilaterales, está transformando Barcelona en una ciudad decadente”.

Los empresarios, representados por Foment, sin embargo, están dispuestos a pasar al ataque, a mantener una posición de vanguardia, conscientes de que el poder político vive una total confusión, y a la espera de que las elecciones clarifique en la medida en la que se pueda el horizonte. Por ello, y como advertencia a Colau, Sánchez Llibre ha insistido en que la alcaldesa “no debe hacerse ilusiones”, porque “a pesar de su actitud sectaria y poco dialogante, los empresarios continuarán siendo muy proactivos en la búsqueda del consenso y del diálogo con el resto de formaciones políticas para recuperar el prestigio y la reputación de Barcelona”.

Destacadas en Business