Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fèlix Riera, director de la Sociedad Barcelonesa de Estudios Económicos y Sociales de Foment del Treball, durante la presentación de Rethink Barcelona / FOMENT

Foment reclama la necesidad de unir turismo, cultura y deporte para una recuperación económica

En el primer encuentro de Rethink BCN se ha reflexionado sobre cómo se puede conseguir una mayor coordinación entre los tres sectores para mejorar la ciudad

5 min

Foment del Treball ha reclamado la necesidad de establecer una alianza entre el turismo, la cultura y el deporte para conseguir una recuperación económica de la ciudad de Barcelona.

Así lo han defendido los ponentes del primer encuentro de Rethink BCN, una iniciativa creada por la Sociedad Barcelonesa de Estudios Económicos y Sociales el pasado mes de marzo, que se ha celebrado este martes. Este ha dado el pistoletazo de salida al círculo Encuentros Barcelona, que busca promover nuevas alianzas en la ciudad entre el ámbito público y privado.

Mayor coordinación

“Una de las alianzas más necesarias para la recuperación económica de la ciudad es la que se puede establecer entre los sectores del turismo, cultura y deporte. Si esta consigue mayor coordinación entre sus actores, puede ser un gran motor de atracción económica y de activación de proyectos en la ciudad”, ha defendido Fèlix Riera, director de la Sociedad Barcelonesa de Estudios Económicos y Sociales de Foment del Treball, que ha moderado el encuentro.

Esta ha sido la cuestión sobre la que han debatido Xavier Mercè, concejal de turismo y empresas creativas del Ayuntamiento de Barcelona; Miquel Molina, periodista y escritor; Llúcia Homs, codirector de la publicación cultural Hänsel * y Gretel *; Rafel Niubò, Secretario General de Ubae-Eurofitness; Santi Nolla, director de Mundo Deportivo, y Guillermo Vallet Millet, presidente de la Comisión de Turismo de Foment del Treball y vicepresidente ejecutivo de los Hoteles Catalonia.

Montaña de Montjuïc

Uno de los proyectos clave que se han comentado durante el encuentro ha sido el de la activación de la montaña de Montjuïc. En esta confluye el turismo –pues es uno de los lugares más visitados– con la cultura –allí se encuentran el MNAC y la Fundación Miró, entre otros– y el deporte –con las Piscinas Picornell, por ejemplo–.

No obstante, Rafael Niubò ha puesto de manifiesto la necesidad de implementar más seguridad en la zona, pues sostiene que “da miedo y mucho respeto moverse por Montjuïc en ciertas zonas”. Por otro lado, también ha añadido otro “drama” a resolver: la movilidad. Llúcia Homs ha coincidido con él acerca de estas dos necesidades, que las ve como un “reto importante” para el que se necesita “trabajar en una estrategia clara”.

Pensar en todos los ciudadanos

Otra de las cuestiones planteadas durante el debate ha sido la forma en la que deben realizarse las propuestas a la hora de crear una alianza entre sectores. “Una cosa es que se interrelacionen y otra es que se supediten la una a la otra, ya que cada una tiene sus propias reglas”, ha expresado Xavier Mercè. En este sentido, ha argumentado que no hay que hacer los productos pensado únicamente en los turistas, sino pensando en todos los ciudadanos.

Esto mismo ha defendido Guillermo Vallet Millet, que ha remarcado que “la pandemia ha constatado que todo el mundo quiere que el turismo se reabra con normalidad y pivote con la cultura y el deporte”. De todos modos, sostiene que hay que actuar pensando en todos y no solo en los turistas, pues estos “quieren experimentar cómo vive un ciudadano de Barcelona, no sentirse como un extranjero”, ha añadido.

Problemas entre el sector público y el privado

La falta de cooperación entre instituciones público-privadas es otro de los grandes problemas que ha reivindicado Rafel Niubò durante el debate. “Solo entre un 8% y un 11% del presupuesto de los Juegos Olímpicos de 1992 se destinaron al deporte, el resto fue para transformar la ciudad que es la que tenemos hoy”, ha anunciado. Por ello, exige que se establezca una alianza para que pueda haber una coordinación entre sectores.

En esta línea, Vallet Millet considera que “hay un problema de entendimiento entre el mundo público y el privado, por lo que habría que hacer un debate para terminar con la falta de liderazgo”. De este modo, ha expuesto que el sector público es el que debe poner las normas, mientras que el privado tiene que aportar el dinero.