Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Trabajadores de una empresa en las oficinas / FOMENT DEL TREBALL

Foment y Pimec rechazan las subidas de impuestos que se plantea el Govern

Las patronales catalanas expresan su preocupación ante la posibilidad de que aumente la presión fiscal sobre las empresas familiares y el impuesto de Patrimonio

Ricard López
3 min

La propuesta de la Consejería de Economía de la Generalitat de subir el impuesto de Patrimonio y aumentar la fiscalidad de las empresas familiares ha puesto en alerta y generado rechazo en las principales patronales catalanas. Foment de Treball y Pimec han expresado su preocupación ante unos planteamientos que, a su juicio, "ponen en riesgo" a pequeñas compañías y pymes.

Foment asegura haber tenido conocimiento del documento con las propuestas que, según La Vanguardia, el Govern ha enviado al Ministerio de Hacienda en el marco de las discusiones del grupo de expertos para la reforma fiscal.

Más presión fiscal

La gran patronal catalana indica que el incremento de presión fiscal que plantea la Consejería de Economía iría "del 5% al 15% de los beneficios fiscales de los propietarios de las empresas familiares", lo cual supone una barrera para su crecimiento.

Asimismo, cree que en el contexto económico actual no se puede plantear para Cataluña la eliminación del tope del 60% en la tributación del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y el impuesto de Patrimonio. Algo que, a su juicio, dejaría a la autonomía en una posición de "inferioridad competitiva muy grave" en el contexto español.

"No volverá ninguna empresa"

"Con esta política fiscal no volverá ninguna de las empresas que se marcharon de Cataluña y provocará que otras se planteen seriamente abandonar el territorio por su hostilidad a la economía productiva", añade Foment en su comunicado.

Foment ve además "desatinado" plantear subir el impuesto de patrimonio, que siempre ha considerado "confiscatorio", y reclama su desaparición.

Pimec lo ve "un error"

Pimec, por su parte, considera "un error" y desproporcionada la propuesta sobre fiscalidad de la Consejería de Economía. La patronal avisa que, con estos planteamientos, el Govern puede generar justo el efecto contrario e impedir la recuperación económica, dando con ello lugar a la marcha de empresas y la pérdida de atracción de inversiones.

El presidente de la patronal de pequeñas y medianas empresas, Antoni Cañete, cree que aumentar el impuesto de patrimonio y endurecer el trato a la empresa familiar impediría reactivar su actividad.

Cañete ha argumentado que los problemas de viabilidad "no permitirán al tejido productivo crear empleo y generar riqueza". Además, ha puesto de manifiesto que el endurecimiento en el trato fiscal a la empresa familiar "penaliza la sucesión y el relevo generacional".