Menú Buscar
Carles Campuzano (PDeCAT) y Joan Tardà (ERC) dieron la peor noticia a Sánchez: votaron en el Congreso junto a PP y Cs el rechazo a los Presupuestos / EFE

Foment lamenta el 'no' a los Presupuestos: "Afectará negativamente a la economía catalana"

La patronal catalana destaca la pérdida de inversiones que supone el rechazo a las cuentas, sobre todo en infraestructuras

13.02.2019 20:45 h. Actualizado: 13.02.2019 21:15 h.
2 min

La patronal Foment del Treball ha expresado este miércoles su preocupación por el rechazo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en el Congreso de los Diputados al prosperar las enmiendas a la totalidad de PP, Ciudadanos y los independentistas catalanes.

Foment considera "negativo" este hecho, un escenario que, según destaca en un comunicado, "incrementa la inestabilidad política, y que podría provocar incluso el adelantamiento de las elecciones".

Esta inestabilidad, valoran, "perjudica la economía, y más en unos momentos de desaceleración económica, como los que muestra actualmente".

Mazazo a las inversiones en infraestructuras

La patronal catalana admite que, aunque Foment había expresado muchos matices y dudas con las cuentas, en especial por la subida de impuestos, en todo momento "había defendido la oportunidad de poder ser tramitados por el Congreso". Un hecho que "hubiera posibilitado un debate y negociación vía enmiendas al proyecto de ley, que se necesitaban para llevar a cabo su aprobación. Esta era una señal de estabilidad política que hubiera permitido un diálogo más sereno y razonado".

Foment subraya que "la gran perjudicada en toda prórroga presupuestaria son las inversiones, especialmente las infraestructuras, que desde hacía muchos años no subían, que en este proyecto de PGE 2019 lo hacían un 40%, y que mayoritariamente decaerán, excepto las que tengan carácter plurianual". Un fenómeno que se daba "de forma importante también en Cataluña".

El veto a los PGE deja a Cataluña sin un aumento de 2.310 millones destinados en su mayoría a políticas sociales, torpedea las cuentas de la Generalitat y posibles alianzas de futuro.