Menú Buscar
Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball, durante un acto público / CG

Foment denuncia a la ANC

Acusa a la asociación de conducta anticompetitiva por su registro de empresas fieles al independentismo

19.07.2019 12:00 h.
3 min

Foment del Treball ha presentado una denuncia ante la Autoritat Catalana de la Competència (Acco) contra la Assemblea Nacional Catalana (ANC) por su campaña 'Consumo Estratégico'. La patronal acusa a la asociación de conducta anticompetitiva prohibida por su registro de empresas fieles al independentismo. Al mismo tiempo, ha interpuesto una petición de medidas cautelares ante los juzgados de lo Mercantil, previa a la presentación de una demanda por competencia desleal.

El pasado mes de junio, la entidad secesionista puso en marcha un buscador de empresas comprometidas con la República Catalana y que no "participaron en la campaña del miedo". Se trata de la segunda fase del proyecto de la asociación, cuya primera etapa se limitaba a hacer un registro de proveedores que mostraran su adhesión con una hipotética Cataluña independiente. 

Consum Estratègic, explicaba la ANC, servirá para la "liberación de aquellos ámbitos económicos y empresariales actualmente en manos de las empresas del Ibex 35, así como de otras que viven de los contactos en el palco del Bernabéu”. La Assemblea acusa al gran empresariado de estar al servicio del Estado.

"Afecta al interés público"

El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, tildó de "totalmente irracional" el buscador de empresas afines al soberanismo, y la calificó de "boicot" que va en contra de los intereses de los ciudadanos, consumidores, empresas y trabajadores de Cataluña.

En la denuncia, que puede leerse en este enlace, Foment plantea que la estrategia de la ANC a partir de un registro público de las empresas comprometidas con la economía de Cataluña "es una conducta anticompetitiva prohibida porque es contraria a la buena fe, falsea la libre competencia en el mercado y afecta al interés público. La ilegalidad de la conducta de la ANC "se manifiesta por la gravedad, notoriedad e importancia cualitativa y cuantitativa de sus consecuencias reales y potenciales para la competencia en el mercado".

A juicio de Foment, la campaña "comporta la recomendación a consumidores y proveedores catalanes de hacer el boicot a determinadas empresas no afectas a la ideología política de la citada asociación, así como la recomendación de contratar productos y servicios a las empresas afectas integrantes del listado confeccionado por la ANC, y eso implica sin ninguna duda un conjunto de actos de obstaculización del mercado".