Menú Buscar
Joaquim Gay de Montellà (i), presidente de Foment del Treball; Antoni Abad (d), presidente de Cecot / FOTOMONTAJE DE CG

Foment del Treball dejará caer sin ruido a la díscola Cecot

La patronal catalana no formalizará la expulsión de la organización presidida por Antoni Abad hasta principios de noviembre por llevar por tercer año su noche empresarial en Barcelona

4 min

Foment del Treball no quiere hacer sangre con la expulsión de la Confederación Empresarial Comarcal de Terrassa (Cecot) de su entorno patronal. La organización díscola encabezada por Antoni Abad celebrará por tercer año consecutivo su noche empresarial hoy en el Auditorio de Barcelona. El acto le propiciará el billete para apearse de su casa madre, aunque la decisión no se tomará de forma inmediata.

La salida se formalizará a principios de noviembre, indican fuentes cercanas a la dirección de Foment del Treball, encabezada por Joaquim Gay de Montellà. Lamentan la decisión de Abad de mantener lo que consideran que se trata de un órdago contra la gran organización empresarial catalana. Especialmente por el revuelo generó la noche empresarial de Cecot en 2015.

Nuevos estatutos

La organización de Terrassa recibió una sonora advertencia con una amenaza de expulsión que no llegó a materializarse. Tampoco se fue exactamente de rositas. Los patrones acordaron cambiar los estatutos para incluir unas nuevas “normas de funcionamiento de las organizaciones confederadas para avanzar hacia la ética y la transparencia”, tal y como describió el presidente de Foment antes de verano.

Se ha dotado de un compliance que decreta que las organizaciones empresariales serán expulsadas de la patronal catalana y, de rebote, de CEOE si sale de su ámbito de referencia. Y Cecot lo hará esta noche en un acto que contará con el apoyo del presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont.

Página web de Cecot

También pesa en Foment del Treball la presentación que hace Cecot en su página web de su trabajo. Manifiesta que se trata de una “patronal de patronales, que aglutina los intereses de sus gremios y asociaciones” y que entre sus objetivos está “impulsar un gran pacto nacional catalán y también a nivel de España para emprender las grandes reformas pendientes” y “crear un marco altamente competitivo para que las empresas puedan nacer, crecer y vivir”, entre otras cuestiones. Cuestiones que sobrepasan las atribuciones de una organización empresarial territorial. 

El protagonismo que reclama Abad ha generado anticuerpos en Foment. El pulso por la expansión territorial no se limita a la celebración institucional, también se ha acercado a la organización de la ciudad vecina, Sabadell. Se ha saltado el pacto de no agresión entre las dos cocapitales del Vallès Occidental y los representantes del metal ya se han incorporado a la sectorial de Cecot, con las reticencias que ello ha provocado entre el resto de empresarios. La sabadellense Ciesc, la organización adscrita a Foment, aglutina al Centro Metalúrgico de Sabadell y a los ejecutivos del téxtil del Gremio de Fabricantes. 

Defensa de Cecot

“Cecot deberá elegir si quiere seguir en Foment del Treball o si se constituye como patronal catalana”, señalan los mismos interlocutores. El entorno de Abad mantiene que no es necesario contestar a esa pregunta. Se aferra a que algunas organizaciones que forman parte de Cecot están radicadas o tienen sucursales en Barcelona, por lo que consideran que la capital catalana también forma parte de su ámbito de influencia y que cumplen el mandato estatutario.

Esperarán a que la gran patronal les eche.