Menú Buscar
Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball / EP

Foment reclama que los ayuntamientos puedan gastar su remanente para combatir el Covid-19

La patronal considera que es urgente destinar excepcionalmente esos "recursos aparcados" tras años de superávit en revertir la crisis económica

3 min

Foment del Treball ha reclamado este sábado que los ayuntamientos puedan gastar su remanente acumulado durante años de superávit a hacer frente a la crisis económica derivada del Covid-19​.

En un comunicado firmado conjuntamente con Fepime Catalunya​, la gran patronal catalana considera que es indispensable que se acuerde esa "medida excepcional", en la misma dirección en que lo ha hecho la Comisión Europea, porque a su parecer "no se entendería" que ante una crisis de la magnitud de la actual "estuvieran aparcados unos recursos públicos, resultado del superávit de otros años".

Actuación urgente

Por ese motivo, Foment considera "urgente" que se eliminen las actuales restricciones para el uso de remanentes de las administraciones locales de forma que los ayuntamientos puedan gastar más, o ingresar menos, en aras de la reconstrucción económica tras la pandemia del coronavirus.

La entidad señala que la ley de estabilidad presupuestaria de las administraciones locales, tal y como está definida actualmente, "provoca que esas administraciones tengan de forma recurrente superávit, que van acumulando años tras año, aumentando progresivamente los recursos aparcados en los remanentes".

Normativa "excesivamente restrictiva"

Foment también recuerda que hace años que se logró "enderezar las finanzas municipales", tras la anterior crisis económica, por lo que "ahora se dispone de volúmenes crecientes de recursos públicos a manos de los ayuntamientos, diputaciones y otros entes locales", dado que la normativa actual es "excesivamente restrictiva".

Según la patronal, la Comisión Europea "ha entendido que se daba una circunstancia excepcional con el Covid-19", lo que permitiría un mayor gasto, tanto directo como en ayudas sociales y económicas, para paliar la crisis. Ese mismo criterio, cree Foment del Treball, tiene que aplicarse a las finanzas de los entes locales, que, a diferencia de los estados, no tendrían que endeudarse al disponer de remanentes.