Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (izq.), recibió al de la Generalitat, Pere Aragonès, poco después de los indultos / EP

Fitch apela a los indultos para sacar a Cataluña del ‘bono basura’

La agencia de calificación señala que el clima de concordia entre la Generalitat y Moncloa evitará que el Gobierno central vuelva a cerrar el grifo de la financiación, como ocurrió en 2017

6 min

Cataluña vuelve al grado de inversión casi diez años después de perder tal condición. La agencia de calificación Fitch ha elevado dos notas el rating de la deuda emitida por la Generalitat pero lo más llamativo es que el principal catalizador ha sido la decisión del Gobierno de indultar a los políticos encarcelados por la causa del procés.

La entidad considera que la polémica medida adoptada por el Consejo de Ministros mejora sustancialmente el clima de las relaciones entre el Gobierno central y el que ahora lidera Pere Aragonès, lo que le lleva a mostrarse convencida de que, en ningún caso, el Ejecutivo de Pedro Sánchez cerrará el grifo de la financiación, al contrario de lo que sí hizo el de Mariano Rajoy a raíz de la aplicación del artículo 155 de la Constitución a finales de 2017.

Al margen del FLA

Así, Fitch recuerda que la “falta de cooperación” y entendimiento entre el Gobierno central y la Generalitat a mediados de la pasada década puso en duda el acceso del Gobierno regional a los mecanismos de liquidez del Estado para las comunidades autónomas, articulados a raíz de la anterior crisis financiera a través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).

De hecho, como consecuencia del 155 y las consiguientes suspensión de la autonomía y cese del Govern que lideraba el prófugo Carles Puigdemont, Moncloa exigió a la Generalitat justificar prácticamente cada factura de gasto para asegurarse de que el dinero procedente del FLA no iba a parar a fines relacionados con el procés.

Relación conciliadora

Pero ahora, Fitch considera prácticamente descartada esta posibilidad debido a que “la relación entre los Gobiernos central y regional se ha vuelto más conciliadora”, un hecho que atribuye fundamentalmente a la medida de los indultos.

“La revisión al alza (de la calificación) llega después de los indultos concedidos por el Estado en junio a varios dirigentes políticos que fueron clave en el referéndum ilegal sobre independencia de 2017 y renovado compromiso por parte de los gobiernos central y regional a encauzar el conflicto, lo que constituye una clara señal de una mejor cooperación”, apunta el informe de la agencia.

Ni con una nueva DUI

Fitch admite que su decisión responde al firme convencimiento de que la financiación a Cataluña por parte del Estado no se volverá a interrumpir “ni siquiera en épocas muy delicadas desde el punto de vista político”. Incluso, la entidad va más allá y asegura que, “en el caso de que Cataluña volviera a convocar una consulta de manera unilateral, el Gobierno central intervendría y tomaría el control de la autonomía pero no interrumpiría la financiación estatal como sí sucedió tras la votación de 2017”.

Pese a que en el clima inversor la situación de Cataluña constituye aún una fuente de notable incertidumbre, Fitch considera que las tensiones se han rebajado respecto a los diez últimos años. Y también que “la posibilidad de que el Gobierno de la Generalitat decida por su cuenta una separación de España se ha reducido”. En estos términos, Fitch también considera positivo el hecho de que haya sido ERC la formación que, finalmente, lidere el Gobierno autonómico ya que le considera un partido “más conciliador y pragmático que el del anterior Ejecutivo (Junts per Cat)”.

78.279 millones de deuda

La nueva calificación de Fitch facilitará al Govern emitir deuda, uno de los objetivos de la legislatura establecidos por el nuevo consejero de Economía y Hacienda, Jaume Giró.

La Generalitat acumulaba hasta septiembre de 2020 una deuda por valor de 78.279 millones, de los que 62.376 correspondían a los diferentes mecanismos de liquidez habilitados en los últimos años por el Estado, que es de largo su principal acreedor.

Reuniones con Giró 

Precisamente, el propio departamento que encabeza Giró ha informado de que mantuvo reuniones a finales de junio con técnicos de Fitch, tras las cuales se ha producido esta revisión.

En su informe, la agencia no hace alusión a estos encuentros pero sí admite que ha adelantado la fecha de revisión de la calificación, prevista para mediados de septiembre, poco después de la Diada, a la vista de la concatenación de diversos acontecimientos, entre ellos los mencionados indultos y la formación del nuevo gobierno de la Generalitat, que incluyó la incorporación del ex directivo de La Caixa.