Menú Buscar
La ampliación prevista en el recinto de Gran Vía de Fira de Barcelona, una obra que debería concluir en 2024 / FdB

Fira de Barcelona espera que el Gobierno autorice su fórmula económica para crecer

La institución ha pedido saltarse el principio de prudencia financiera en una operación en la que solicitarán 350 millones de euros a la banca

6 min

La conformación del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha sido recibida con cierto alivio en Fira de Barcelona por una cuestión casi práctica. La institución capitaneada por Constantí Serrallonga espera desde hace meses que el Ejecutivo les dé una respuesta para desbloquear la fórmula económica que facilitará que llegue a buen puerto el gran proyecto que tienen en cartera, la ampliación de los espacios de Congresos en la zona de Gran Vía y poner al día los pabellones del recinto de Montjuïc.

Para ello, necesita un préstamo de 350 millones de euros que Fira 2000 negocia desde hace casi un año con un pool de entidades que incluye Caixabank (que actúa de banco agente), Banco Sabadell, Banco Santander, BBVA, Bankia e ICF. El organismo que dirige Óscar García está participado por la Generalitat, los Ayuntamientos de Barcelona y Hospitalet del Llobregat, el Área Metropolitana y la Diputación, hecho que le obliga a ceñirse al llamado principio de prudencia financiera.

Requisitos económicos

Esta norma se aplica a cualquier operación de endeudamiento de la Administración Pública desde febrero de 2015. La Secretaría General del Tesoro publica desde entonces una tabla de tipos fijos y diferenciales sobre Euribor que se renuevan cada mes y que estipulan todas las condiciones de los préstamos que incluya la firma de una entidad local o comunidad autónoma que se acoja al Fondo de Financiación Autonómico del Estado. Hecho que limita a Fira 2000 las posibilidades de negociar con la banca acreedora.

Para disponer de mayor libertad para diseñar la operación, se pidió al Ejecutivo una excepción para los 350 millones con los que se financiará el grueso de la ampliación del recinto ferial. El proyecto también contempla que las instituciones públicas capitalicen a la sociedad con otros 157,9 millones, además de contar con el apoyo económico del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Esta parte de la financiación ya está cerrada, recibió luz verde en el consejo de administración que la sociedad celebró en noviembre.

Devolución en 30 años

Nadia Calviño, ministra de Economía y Empresa en funciones, en una comparecencia tras el Consejo de Ministros / EP
Nadia Calviño, vicepresidenta y ministra de Economía / EP

Falta la respuesta gubernamental. Hasta ahora el Ejecutivo alegaba que estaba en funciones, hecho que le impedía ofrecer la autorización pertinente. Con Nadia Calviño ratificada en el Ministerio de Economía, desde Fira 2000 esperan que esta respuesta llegue en el corto plazo. Con todo, fuentes que participan en la operación señalan que no son demasiado optimistas con la respuesta que les llegue desde Moncloa.

Dan por sentado que deberán buscar alguna alternativa que les mantenga dentro de la prudencia financiera que se exige a la Administración.

Importancia del proyecto

Juega a su favor que incluso la banca acepta que la mejora en Fira de Barcelona es una de las iniciativas más importantes que se han puesto en marcha en los últimos años y que conllevará mejoras para toda Cataluña. Sólo en el recinto de Gran Vía se incrementará el 25% de la superficie de congresos actual y la propia institución público-privada calcula que generará un impacto económico de 674 millones entre 2024 y 2028 por el “crecimiento de los salones”. De hecho, es la pieza clave para amarrar el Mobile World Congress (MWC) en Barcelona más allá de 2023.

Las conversaciones que se han mantenido hasta la fecha con los grupos financieros han sido “informales” y han servido para tantear el terreno, a la espera de que se confirme cómo de lejos puede llegar Fira 2000 con su endeudamiento.

Préstamo de 30 años

El plan inicial pasa por un préstamo que se devolverá a 30 años vista y que debe incluir una carencia importante, de como mínimo ocho años. También se ha abierto la puerta a empezar la devolución con una parte pequeña del capital, al entorno de los 50 millones, y refinanciar la operación a su vencimiento. Con todo, desde el entorno de la sociedad pública se deja claro que se trata de un “borrador” pendiente de desarrollo.

El acto institucional en el que se presentó la ampliación de Fira de Barcelona / MA
El acto institucional en el que se presentó la ampliación de Fira de Barcelona / MA

A los requisitos que debe cumplir la entidad pública se le unen los de las entidades del pool. Cabe tener en cuenta que la situación actual del sector financiero obliga a la banca a cumplir con unos estándares de riesgo muy rigurosos, por lo que tampoco se puede acceder aunque tengan claro que los 350 millones se devolverán.

Fira 2000 quiere cerrar la operación financiera como muy tarde en verano. Esta fecha le permitiría cumplir con el calendario de obras y concluir las mejoras en Gran Vía en 2024.