Menú Buscar
De izquierda a derecha, Miquel Valls (Cámara de Comercio), Jordi Baiget (consejero de Empresa y Conocimiento), Ada Colau (alcaldesa de Barcelona), Josep Lluís Bonet (presidente del consejo de administración de Fira Barcelona) y Constantí Serrallonga (dire

Fira Barcelona cierra otro ejercicio récord con gran dependencia del MWC

Por segundo año consecutivo, el 40% de los ingresos de la institución ferial salen del congreso del móvil por el que paga un canon de 9,5 millones anuales hasta 2023

16.12.2016 15:07 h.
5 min

Fira Barcelona ha cerrado por tercer año consecutivo un ejercicio récord en cuanto a facturación. El cierre provisional contempla 165,1 millones de euros de caja frente a los 148 millones de 2015 y los 151,4 millones de 2014, el ejercicio que es comparable porque se celebró Alimentaria, un salón que por si solo supone el 12% de los ingresos según ha explicado el director general, Constantí Serrallonga, en la presentación de los resultados económicos de la institución. Es el Mobile World Congress (MWC) el evento de mayor impacto en las cifras, el 40% del giro.

La dependencia de Fira Barcelona del congreso organizado por GSMA, la patronal del sector cuya cara visible es John Hoffman, ha crecido en los dos últimos años. Suponía el 25% en 2013 y 2014, pero el crecimiento del evento tiene su impacto en los números absolutos. Nadie puede hacer sombra a un encuentro de primer nivel que reúne a todos los profesionales del sector que en la última edición atrajo a 100.000 personas y dejó más de 460 millones de euros en Barcelona. En contrapartida, la fundación que la rige --Generalitat, ayuntamiento, Fira, Administración central y empresas privadas-- paga un canon anual de 9,5 millones a la institución que la organiza, GSMA. Se quedará en Barcelona hasta 2023.

Avance limitado del beneficio bruto

El avance de la facturación no se refleja con el mismo vigor en el beneficio bruto. Fira Barcelona ha cerrado con 20 millones de ebitda frente a los 12,5 millones de 2015, el año en el que no se organizó el salón sobre la alimentación y las bebidas, y en línea con los 19,6 millones de 2014.

Serrallonga justifica este avance limitado de las ganancias --los gestores de la institución ferial aseguran que se cierra en positivo-- por el avance de la cartera de actividades. “Mantenemos la actividad de otros años con menor número de eventos corporativos y con más negocio propio”, ha explicado.

Primer recinto ferial de España

Esta es, precisamente, la fórmula que propicia que la institución se consolide como el primer recinto ferial del Estado. Es capaz de atraer hasta Barcelona eventos internacionales de primer nivel, como el MWC o el salón centrado en el turismo de negocios IBTM World; organizar salones propios como Alimentaria o el IOT; captar reuniones empresariales como los encuentros de SAP, VM Ware o el de la Sociedad Europea para el Estudio de Hígado; ser el escenario de otros certámenes muy populares como el Salón del Manga, el del Cómic o las actividades diurnas del festival de música, creatividad y tecnología Sónar.

Además de realizar consultorías exteriores y una actividad internacional considerable. Entre ellos, organiza ferias en Doha y en Cuba.

Previsión para 2017

Fira Barcelona dispone de 160 millones de presupuesto para el próximo ejercicio. Los gestores de la institución han replanteado algunas actividades, como centralizar en una semana de octubre varios eventos con un mismo leitmotiv: la reindustrialización.

Coincidirán en el recinto de Gran Vía dos ferias de corte tecnológico (IoT Solutions y In(3D)dustry) y tres salones relacionados con la química avanzada: Expoquimia, Equiplast y Eurosurgas. Además, también se celebrará el Congreso Mundial de la Ingeniería Química y la primera edición del World Chemical Summit.

Serrallonga ha presentado los datos económicos junto a la alcaldesa de Barcelona y presidenta de la institución, Ada Colau; el consejero de Empresa y Conocimiento y vicepresidente primero, Jordi Baiget; el presidente de la Cámara de Comercio y vicepresidente segundo, Miquel Valls; y el presidente de la Cámara de Comercio de España, de Freixenet y del consejo de administración de Fira Barcelona, Jose Luis Bonet.