Menú Buscar
¿Hay que fiarse de un 'broker' para contratar una hipoteca? / EFE

¿Hay que fiarse de un 'broker' para contratar una hipoteca?

Por un lado, puede encarecer el coste de la transacción, pero se ahorra tiempo y se encuentran las mejores condiciones

4 min

La mayoría de personas no están habitudas al lenguaje bursátil o económico. Y son pocas las que saben explicar con exactitud lo que es un broker. 

Esta figura es un intermediario que negocia con las entidades bancarias una hipoteca con unas condiciones que nosotros por nuestra cuenta no podríamos obtener. 

Sin embargo, en la intermediación hipotecaria no todo son ventajas. Por este motivo el comparador financiero HelpMyCash.com ha elaborado una guía gratuita sobre “Cómo firmar una hipoteca con un bróker”.

Ventajas

Las principales ventajas de contratar una hipoteca a través de un intermediario financiero se pueden resumir en dos, ahorro en tiempo y mejores condiciones: ahorrar tiempo. El bróker se encargará de buscar las ofertas hipotecarias que se adapten a nuestras necesidades, por lo que no tendremos que invertir tiempo (si no lo tenemos) en acudir a las entidades bancarias. 

Por otra parte, permite conseguir mejores condiciones. Puesto que el intermediario trabaja codo con codo y de forma habitual con directores de las oficinas bancarias, pueden obtener hipotecas más baratas o con mejores características como, por ejemplo, préstamos hipotecarios sin vinculación, financiación superior al 80 % o hipotecas sin comisiones.

Desventajas

El coste de la intermediación puede ser el principal factor que desanime a los españoles a contratar este tipo de servicio hipotecario, pero éste no es su único punto débil: los costes elevados. Por ley los bróker no pueden cobrar más de un 5 % del importe de la hipoteca y siempre una vez después de que hayamos firmado una de las opciones que nos hayan presentado, nunca antes.

Asimismo, existe más riesgo para el cliente. Los bróker pueden conseguir hipotecas para perfiles que no podrían acceder a la financiación, por falta de ahorros o de ingresos estables. Como consecuencia, si firmamos una hipoteca así asumimos más riesgos a la hora de amortizar la deuda. 

Entonces, ¿a quién le interesa?

Una vez detectados los puntos fuertes y débiles de la intermediación hipotecaria podemos comprobar si nos sale a cuenta o no contratar este servicio. Desde el comparador financiero HelpMyCash.com señalan que los bróker son interesantes, sobre todo, cuando no disponemos de tiempo o necesitamos una mayor financiación.

Por ejemplo, si disponemos de un trabajo estable, no tenemos deudas y tenemos ahorros pero no los suficientes como para firmar una hipoteca con financiación del 80 %, un bróker puede ser una buena opción, puesto que podrán conseguirnos una hipoteca con una financiación superior.

Del mismo modo, si disponemos de un puesto de trabajo estable con antigüedad, ingresos elevados, ahorros suficientes, pero no tenemos tiempo para buscar una hipoteca, la intermediación es un servicio por el que puede merecer la pena pagar un coste.