Menú Buscar
Esther Alcocer Koplowitz, presidenta no ejecutiva de FCC / EP

FCC gana en Reino Unido su primer contrato post Covid-19 por 600 millones

El consorcio que lidera el grupo español acaba de ser nombrado oferente de preferencia para concluir el proyecto de ampliación de una carretera en la frontera entre País de Gales e Inglaterra

2 min

FCC ha conseguido su primer gran contrato en el exterior tras la crisis del Covid-19. Un consorcio liderado por el grupo de construcción y servicios controlado por Carlos Slim ha sido nombrado oferente de preferencia para la ejecución de un contrato de carreteras en Reino Unido por un montante aproximado de 600 millones de euros.

La obra consiste en la ampliación de una carretera que discurre por la zona de grandes valles de País de Gales, que delimita su frontera con Inglaterra. El proyecto, puesto en marcha hace unos años por el Gobierno galés, fue dividido en varios lotes para acometer las obras de forma progresiva.

Descongestión del tráfico

El consorcio Future Valleys, que lidera FCC, será el encargado de llevar a cabo los trabajos de las secciones 5 y 6, que comprenden unas actuación a lo largo de 18 kilómetros, que conectan las localidades de Dowlais Top, Merthyr Tydfil y Hirwaun.

Las obras afectan a la carretera A465, que atraviesa la parte de alta de los grandes valles galeses y que, desde su construcción original, en los años 60, había visto cómo el tráfico se incrementaba de forma notable. De esta forma, el Gobierno local decidió ampliar la vía, que hasta entonces contaba con una sola calzada.

Cierre de la financiación

FCC cuenta como socio financiero en el consorcio con Meridiam, uno de los principales fondos de infraestructuras del mundo, y con los contratistas Roadbridge y Griffiths, con el que también ha trabajado la compañía española en algunos proyectos de la zona.

A partir de este momento, el consorcio nombrado como oferente de preferencia debe cerrar la financiación antes de que finalice el mes de octubre, para poder iniciar las obras antes de fin de año y completar los trabajos en 2024, según lo previsto en el último cronograma manejado por el Gobierno galés.