Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Javier Faus, presidente del Círculo de Economía

Faus da por cerrada la crisis interna en el Círculo de Economía

El nombramiento de Gerard Guiu al frente de la política institucional agiliza el plan de renovación en el lobi empresarial

8 min

Una carrera de obstáculos. Para el conjunto de la economía, para los principales actores económicos y, en particular, para el Círculo de Economía, el lobi empresarial que preside Javier Faus. La crisis interna que se destapó durante la reclusión social provocada por la pandemia del Covid, en la pasada primavera, se ha cerrado por completo ahora con el nombramiento de Gerard Guiu como director de Relaciones Institucionales y Comunicación, y otros cambios en la estructura del organismo, que permiten ahora a Faus agilizar su proyecto de cara a los dos próximos años.

La incorporación de Guiu, socio del Círculo desde hace diez años, y director de desarrollo del negocio internacional en Estados Unidos de Llorente y Cuenca hasta ahora, es la palanca que Faus ha buscado para consolidar un proyecto de renovación que ha causado malestar en el seno del lobi en los últimos meses. Algunos socios han considerado que los cambios iniciados han sido demasiado rupturistas, pero también señalan que Faus es el responsable y que tiene “derecho” a dirigir el Círculo como crea oportuno, teniendo en cuenta que los mandatos son de tres años y que ya se elegirá a otro presidente, y éste a otra Junta a partir de otoño de 2022.

De Sitges a Barcelona

El principal reproche sigue siendo el cambio de la sede de las jornadas económicas. Faus decidió que esas jornadas, que en los últimos lustros se realizaban en Sitges, debían organizarse en Barcelona, con la idea de ensalzar la capital catalana como verdadero poder económico y político, dentro de su proyecto de co-capitalidad para España entre Madrid y Barcelona. Pero también se considera que le ha faltado “tacto” a la hora de dar continuidad a una institución muy basada en una cultura muy arraigada del consenso.

El hecho es que, tras la crisis de la primavera, con varios expresidentes disconformes, Faus logró el apoyo de todos ellos, con una junta muy cohesionada que se ha fijado varios objetivos centrados en el salto económico que debe dar España a partir de los fondos europeos; en el papel que deben jugar la tecnología y Barcelona como gran referente del sector en el conjunto del Estado; y marcar como prioridad la recuperación económica con la mayor cohesión social posible. En esa nueva etapa que se marcó el propio Faus tras la primavera, los expresidentes tendrán un papel más activo, con el referente, además, de Antón Costas, que es presidente de la Fundación del Círculo, y que ejerce de puente entre muchos sectores.

Ángel Simón, Javier Faus y Mas-Colell, en el Círculo de Economía / CdE
Ángel Simón, Javier Faus y Mas-Colell, en el Círculo de Economía / CdE

Cómo ser referente ahora

El Círculo de Economía, sin embargo, no ha podido celebrar todavía, bajo el mandato de Faus, unas jornadas económicas equivalentes a las de Sitges. La pandemia lo ha impedido. Sí se celebraron importantes sesiones telemáticas, en mayo, con la intervención central de la vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, que sirvió como el mejor escenario económico para desautorizar al vicepresidente Pablo Iglesias por pedir, en aquel momento, la derogación de la reforma laboral.

Las siguientes jornadas están previstas para la primavera de 2021, y habría unas segundas en 2022, antes de que finalice el mandato de Javier Faus. En ese lapso, y una vez cerrada la crisis interna, Faus deberá marcar el papel del Círculo, en un momento en el que los organismos económicos y empresariales quieren ser un referente, frente a la pasividad de la clase política y el bloqueo institucional.

Reforzar cargos internos

Faus, en cualquier caso, ha dado continuidad a responsables del Círculo, que ya ocupaban cargos de responsabilidad. Es el caso de Mercè Franquesa, secretaria general de la institución, que asume las funciones de dirección como máxima ejecutiva. Y deja el Círculo la que fuera secretaria general, Marta Angerri, tras una amplia trayectoria, responsable de muchos proyectos y que ha colaborado de forma estrecha con Antón Costas en proyectos educativos.

En una comunicación interna del Círculo, Faus señala esos cambios y agradece “la dedicación” de Angerri en toda su etapa profesional en el Círculo, los dos últimos años como directora general, en sustitución de Jordi Alberich.

Javier Faus, Joan Tapia, Sánchez Llibre y Pau Relat, en el Círculo Ecuestre / CG
Javier Faus, Joan Tapia, Sánchez Llibre y Pau Relat, en el Círculo Ecuestre / CG

Barcelona, capital tecnológica

La cuestión ahora es cómo actuar como palanca de cambios desde el ámbito empresarial. Mientras Foment del Treball, liderado por Josep Sánchez Llibre mantiene una actividad frenética, basada en la propia defensa de los intereses de las empresas --su oposición al cerrojazo del Govern en el sector de la restauración ha sido intensa y contundente-- el Círculo de Economía se ve en la tesitura de orientar y argumentar cómo se puede reactivar la economía española y catalana, y qué nuevos equilibrios de poder se deben establecer. Faus entiende que es el momento de un diálogo estrecho en el que Barcelona recupere su papel como interlocutor, y que se busquen, en el conjunto del Estado, estrategias de competencia más colaborativas, con Cataluña como foco principal, por ejemplo, en el campo de la tecnología.

Anteriores presidentes del Círculo valoran la capacidad de Faus para renovar la institución, pero señalan que, al margen de quién sea ahora el presidente, la coyuntura obliga a una redefinición de este tipo de organismos y que las palancas de cambio “son cosa de la política y de los políticos”. Influir en ellos, sin embargo, sí es tarea de instituciones como el Círculo de Economía, empeñado desde finales de los años 50 en modernizar las estructuras políticas y económicas de España y de Cataluña y de conectarlas con Europa.

Faus y su junta directiva están en ese camino, con contactos permanentes con el Gobierno central y con el Gobierno de la Generalitat, y con el nervio empresarial. El reto ahora es reconducir todas las energías para aprovechar la situación, provocada por la pandemia, que se entiende que ha acelerado cambios que ya estaban latentes y, entre otros objetivos, “reindustrializar” el país focalizando con criterio todas las nuevas inversiones que se proyectarán en los próximos años.