Menú Buscar
Joaquim Boixareu ante una fábrica de Irestal / FOTOMONTAJE DE CG

La familia Boixareu recupera el 100% de Irestal Group

Recompra el 43% que estaba en manos del fondo Black Toro Capital, con el que ha ido de la mano en los últimos cinco años para impulsar el proyecto

3 min

La familia Boixareu se ha hecho de nuevo con el 100% de su fábrica de acero, Irestal Group, tras comprarle al fondo de inversión Black Toro Capital (BTC) el 43% que había atesorado desde 2015, según han comunicado todas las partes.

BTC entró en el capital de Irestal Group en 2015 tras inyectar 10 millones de euros, en un proyecto a cinco años para impulsar la presencia de la firma en el mercado internacional. Con el paso del tiempo Black Toro fue elevando su participación hasta hacerse con el 43%.

Cinco años unidos

Ahora, una vez alcanzado el horizonte temporal de inversión de cinco años marcado por ambas partes cuando iniciaron su colaboración, la familia Boixareu ha firmado la recompra de las acciones, lo que la convierte de nuevo en única propietaria de la empresa, que este año celebra su 75 aniversario.

Tanto Irestal Group como Black Toro han comunicado por escrito que la relación ha sido "altamente satisfactoria" y han enmarcado esta desinversión en la normalidad, una vez finalizada una etapa de consolidación tras la inversión inicial.

Presente en varios continentes

En estos años de colaboración, los Boixareu han liderado la gestión de la empresa, que dispone de centros de servicios en Barcelona, Birmingham (Reino Unido) y Nueva York, así como plantas de fabricación de tubería soldada en Galicia, Shanghái (China) y Moscú.

Irestal Group ha implementado un nuevo modelo logístico de su sistema de operaciones que implica una notable reducción de costes y también tiene previsto invertir en la compra de maquinaria especializada para su planta de producción de Barcelona a fin de mejorar su productividad.

Miles de clientes en el mundo

La firma, liderada por Joaquim Boixareu, cuenta con una plantilla de 305 trabajadores y una red de 14.000 clientes en el mundo. El grupo obtuvo el pasado año una facturación de 124 millones de euros y comercializa sus productos en más de 30 mercados.

El mismo Boixareu se postuló para presidir la patronal del metal, pero se retiró de la carrera al comprobar que esta candidatura impulsada por el independentismo carecía de los apoyos necesarios.