Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen del distrito 22@ de Barcelona con la Torre Glòries en primer plano. Ciudades / CG

La falta de cualificación laboral lastra el crecimiento empresarial

La necesidad no cubierta afecta al 19% de las empresas del área metropolitana de Barcelona, seis puntos más que en 2015

5 min

Las nubes que indican una ralentización de la economía, por una menor demanda o por las dificultades que se dibujan en la economía mundial, no esconden un problema local en el área metropolitana de Barcelona. El crecimiento empresarial se ha visto lastrado por la falta de cualificación laboral de los trabajadores. En sectores como las tecnologías de la información, o en determinadas ingenierías ese es el problema fundamental, que ha ido a más en los últimos cinco años.

La Cámara de Barcelona y el Área Metropolitana de Barcelona han elaborado un extenso informe sobre la situación económica en toda la región metropolitana. Y, tras reflejar que el PIB real en el área metropolitana creció el 2,6% en 2018 y concentra el 51% del PIB de Cataluña, se constata una tendencia a la desaceleración.

La formación de los parados

Entre los motivos que se presentan, en una encuesta paralela sobre el clima empresarial, se menciona esa falta de personal cualificado. “Destaca el aumento de la falta de mano de obra cualificada, que ya afecta al 19% de las empresas”, se señala. Ese porcentaje era del 13% en 2015.

El presidente de la Cámara de Comercio, Joan Canadell, entiende que deben ser la propias empresas –la entidad cuenta con un servicio especializado para ello—las que puedan reorientar a los propios trabajadores con más atención y recursos a la formación. “Lo principal sería contar con aquellos trabajadores que están en paro y quieren trabajar”, indicó Canadell, junto a Montserrat Ballarín, vicepresidenta de Desarrollo Social y Económico del AMB. La afirmación de Canadell se enmarca en un debate, todavía no verbalizado de forma clara, que ya plantean algunos empresarios sobre la necesidad de acudir a la inmigración.

Joan Canadell, presidente de la Cambra de Barcelona / EP
Joan Canadell, presidente de la Cambra de Barcelona / EP

¿Inmigrantes con cualificación?

Se trata de una salida que algunos expertos como Josep Oliver o Gonzalo Bernardos han señalado, al recordar, además, el problema demográfico que se acerca con pasos agigantados, por el envejecimiento de la población. El problema es que la inmigración debería llegar, para el sector económico, enfocado en diferentes especializaciones laborales, con contratos en origen, y eso significaría una regulación muy precisa que generaría un debate político de envergadura.

El informe económico de las dos instituciones muestra cómo el área metropolitana de Barcelona concentra un 52% de los trabajadores afiliados a la Seguridad Social en el conjunto de Cataluña. Y de esos, dos de cada tres están en Barcelona.

El cambio en el sector productivo

La estructura por sectores de esos trabajadores es muy variada. En los cinco años analizados, que se han caracterizado por un crecimiento económico vigoroso, el sector de la industria ha descendido, de representar el 10,1% al 9,3%. En la construcción se ha mantenido, de un 4,3% a un 4,6%. Los servicios a la producción han aumentado, del 32,7% al 33,9%; en transportes y comunicaciones se queda más o menos igual, del 5,5% al 5,8%; en comercio, restauración y hostelería se pasa del 25,6% al 24,7%; en administración pública y educación del 12,5% al 12,1%; y en sanidad y servicios sociales del 9,3% al 9,7%.

Canadell consideró, este martes, que los parados en el área metropolitana pueden volver al mercado laboral con “buenas políticas de formación”, porque cuentan con una base de estudios. Y es que la gran mayoría de los parados, el 63%, tiene estudios secundarios; mientras que los que tienen estudios de FP o universitarios representan el 29%. Una posible vía para reciclar a esos trabajadores pasa, según Ballarín, por los estudios de Formación Profesional, que han aumentado de forma significativa en los últimos años.

En el área metropolitana la mayoría de municipios registran una tasa de paro por debajo del 10%. Sólo trece la mantienen entre el 10% y el 15%, y solo dos, Sant Adrià del Besòs y Badia del Vallès, están por encima del 15%.