Menú Buscar
Suelo industrial en Barcelona / CILSA

La factura del gas para la industria en España, entre las más bajas de Europa

Sedigás rechaza la propuesta de la CNMC para fijar la retribución de la actividad de transporte y distribución

16.07.2019 09:52 h.
3 min

España registra unas tarifas del gas para la industria que la sitúa entre las más competitivas de Europa, según los datos de Eurostat. Por eso, las circulares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre la metodología de fijación de los peajes energéticos a partir de 2020, ha cosechado las críticas de las compañías del sector ya que supondría cerca de 500 millones de euros de recorte de la retribución percibida para las empresas gasistas. 

La tarifa en nuestro país es inferior a la de otros territorios del entorno comoo Irlanda, Luxemburgo, Portugal, Austria, Polonia, Grecia, Dinamarca o Reino Unido. Además, el cargo por distribución no es una partida relevante en la factura del consumidor, ya que la distribución supone alrededor de un 11% de los costes del sistema y éstos a su vez son del orden de la mitad de la factura del gas.

Recorte de la distribución 

El próximo 9 de agosto las circulares de la CNMC se someterán a consulta pública. Cuando finalize el trámite, el organismo analizará las alegaciones de los agentes y validará las circulares definitivas antes que comience 2020

En el gas, el recorte de la distribución propuesto por la CNMC es del 17,8%, de unos 250 millones de euros. En su caso, la retribución pasa de 1.420 millones anuales a unos 1.170 millones. A estos 250 millones se unen otros 260 millones de recorte en el pago por el transporte de gas y regasificación, 21,8%. y la retribución bajaría hasta los 930 millones, frente a los 1.186 actuales.

Críticas del sector

La Asociación Española del Gas (Sedigás) ha criticado que la propuesta del organismo para fijar la retribución de la actividad de transporte y distribución “desincentiva al sector en su objetivo de impulsar la transición ecológica a la que España se ha comprometido". Además, señala que las medidas propuestas están totalmente desalineadas con la regulación europea, que claramente está apostando por la flexibilización y el desarrollo de gas como vector para impulsar la descarbonización de la economía. ​