Menú Buscar
Imagen general del primer día del Salón del Automóvil de Ginebra de 2018, donde los fabricantes europeos han mandado un aviso a Donald Trump / CG

Los fabricantes de vehículos europeos plantan cara a Trump

ACEA, la patronal del sector, recuerda el ‘efecto boomerang’ que podría tener un incremento de aranceles a las importaciones desde la UE

4 min

La patronal de los fabricantes de automóviles europea, ACEA, ha tomado voz en la batalla entre la Comisión Europea y el Gobierno de EEUU sobre los aranceles. Los productores han plantado cara al presidente estadounidense, Donald Trump, al recordar los efectos negativos que puede tener para su país el incremento de aranceles para la importación de vehículos desde el Viejo Continente con el que la Casa Blanca ha amenazado.

“Algunos fabricantes europeos tienen sus plantas más importantes en EEU, no en la UE”, ha afirmado el secretario general de ACEA, Erik Jonnaert, en un comunicado que remitido en la inauguración para prensa y analistas del Salón del Automóvil de Ginebra. “Los fabricantes europeos no se limitan a importar coches en EEUU”, ha añadido, “tienen su propia huella en la industria del país, dan empleo local y generan ingresos al devengar ya sus impuestos”.

Anuncio en Twitter

Consideraciones que se pondrían en entredicho si el presidente de EEUU prosigue con sus planes de incrementar los gravámenes de los importadores. Una amenaza que hizo pública a través de la red social Twitter y que respondería a los planes de Bruselas de tomar represalias contra su plan de imponer aranceles al aluminio y al acero.

“Si la UE quiere incrementar sus tasas masivas y las barreras a las empresas estadounidenses que hacen negocios allí, nosotros simplemente aplicaremos impuestos a los coches que se pueden vender libremente aquí”, escribió Trump. Además, aseguró que la Comisión hacía “imposible que nuestros coches (y más cosas) se puedan vender allí. ¡Gran acuerdo comercial!”.

Integración de marcas

Cuestión que ha sido enmendada por la dirección de ACEA. Jonnaert recuerda en el mismo comunicado que los “fabricantes de la UE y EEUU han estado integrados durante décadas”.

Mención entre líneas a la relación de los grandes grupos de la automoción, con operaciones que han resultado cruciales para la supervivencia de la industria estadounidense como la compra de Chrysler por parte de Fiat en 2014 o el pacto que la francesa PSA Group alcalzó con General Motors para adquirir Opel y su división europea que se presentó en el Salón de Ginebra de hace un año.

Actividad comercial cruzada

También señalan que el motor genera alrededor del 10% de la actividad comercial de ambas regiones. EEUU es el tercer mayor exportador de automóviles en Europa, alcanzó una tasa del 15,4% de las importaciones de la UE en 2017.

En contrapartida, el mercado estadounidense es el primero de las exportaciones de automóviles desde el Viejo Continente tanto en términos de unidades (20,4%) como de valor (29,3% de participación).

Aprobación del TTIP

Los responsables de ACEA apela finalmente al polémico Transatlantic Trade and Investiment Partnership (TTIP). El acuerdo beneficiaba a todo el sector del automóvil con una eliminación arancelaria y de otras barreras no impositivas para permitir bajar costes y mejorar la eficiencia de las compañías, tal y como manifiesta la patronal europea. Y, tal y como apuntan, por ahora sigue vigente.