Menú Buscar
Imagen de Donald Trump, en la sala Roosevelt de la Casa Blanca, cuando anunciaba el acuerdo con Europa sobre vacuno norteamericano / EFE

Los expresidentes de la Reserva Federal tratan de pararle los pies a Trump

La tensión generada por Estados Unidos ha provocado en unos días la fuga de 6.000 millones de acciones y bonos de empresas chinas y de otros países emergentes

4 min

Los presidentes de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos de los últimos 40 años se han pronunciado públicamente para tratar de pararle los pies a Donald Trump, que no cesa de presionar al banco central norteamericano para que abandone su independencia y le obedezca.

Janet Yellen, Ben Bernanke, Alan Greenspan y Paul Volcker, los cuatro expresidente de la Fed vivos, han firmado un artículo en The Wall Street Journal en defensa de su colega Jerome Powell, al que el presidente del país no deja de hostigar.

Sin presión ni amenazas

"Como expresidentes de la junta de gobernadores del sistema de la Reserva Federal, estamos unidos en la convicción de que se debe permitir que la Fed y su presidente actúen de manera independiente y en el mejor interés de la economía, libres de presiones políticas a corto plazo y, en particular, sin la amenaza de destitución por razones políticas", sostienen.

"Cuando finalice el mandato de cuatro años del presidente actual (de la Fed), el presidente tendrá la oportunidad de volver a nombrarlo o elegir a alguien nuevo", recuerdan, expresando su confianza en que la decisión, que deberá ser ratificada por el Senado, se base en la competencia e integridad del candidato potencial, no en su lealtad política.

Acusaciones a la Fed

La Reserva Federal está en el foco de las presiones de la Administración Trump, que le reprocha no hacer lo mismo que el Banco Central China, al que acusa de manipular su divisa, el yuan. "La economía china se está desmoronando. Ya no es la potencia que era hace 20 años", afirmó Larry Kudlow, asesor económico principal de Trump, después de que el Tesoro señalara a China como manipuladora de divisas

Con esta acusación, Washington se permite contactar con el FMI para examinar la supuesta intervención de Pekín en el mercado de divisas, aunque el organismo internacional en su información anual de tipos de cambio hace unos meses consideró al yuan alineado con los fundamentos económicos.

Más tranquilidad en la bolsa

Esas presiones afectan también a todos los mercados, que en la jornada del martes han estado más tranquilos y estables que el lunes. El Ibex español solo bajó el 0,89%, aunque la banca perdió el 1,66%.

Las medidas que anuncia Donald Trump son más simbólicas que efectivas. “Lo que busca es golpear de cualquier manera posible. Sabe que China no quiere ser considerada una manipuladora de moneda", explica a Efe Tim Duy, profesor de Economía de la Universidad de Oregón. De hecho, "China ha estado trabajando para prevenir que el yuan se debilitase. Sin intervención, se debilitaría. Y las políticas comerciales de Trump fuerzan esta debilidad".

En su opinión, las acusaciones añaden "indirectamente" presión a la Fed de cara a su reunión de septiembre, donde podría volver a bajar el precio del dinero en EEUU".

La hemorragia

El hecho cierto es que, según los cálculos de Instituto Internacional de Finanzas, en los últimos días se ha producido una escalada en la salida de capital de las empresas --en acciones y bonos-- de los países asiáticos emergentes superior a los 6.000 millones de euros.

En un solo día, las acciones de empresas chinas sufrieron una hemorragia de casi 1.000 millones, un pánico que afecta también a las economías de India, Taiwán y Corea del Sur.