Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El expresidente de Nissan Carlos Ghosn, investigado por corrupción en Japón / EUROPA PRESS

El expresidente de Nissan huye a Líbano para evitar ser juzgado por corrupción en Japón

Carlos Ghosn confirma su fuga del país nipón, donde se encontraba en libertad condicional tras ser acusado de cuatro delitos

3 min

El expresidente de Nissan Carlos Ghosn se encuentra en Líbano tras huir de Japón, donde se es investigado por presunta corrupción. Ha sido el propio Ghosn quien ha confirmado sus movimientos en un comunicado en el que ha denunciado ser víctima de una “persecución política”, al tiempo que ha asegurado que el sistema judicial nipón está “amañado”.

Ghosn fue detenido el 19 de noviembre de 2018 en el aeropuerto de Tokio acusado de cuatro delitos, entre ellos la ocultación de fondos y el enriquecimiento ilícito a través de pagos a intermediarios de Oriente Próximo. No obstante, el exdirigente de Nissan se encontraba en libertad condicional a la espera de juicio.

"He escapado de la injusticia"

"Ahora estoy en Líbano y ya no seré rehén del amañado sistema judicial japonés, en el que existe presunción de culpabilidad, la discriminación es palpable y se niegan los Derechos Humanos básicos", ha explicado Ghosn, de 65 años, en el comunicado en el que confirma su traslado. El expresidente de la firma automovilística cuenta con nacionalidad libanesa, así como francesa y brasileña.

"No he escapado de la justicia", ha matizado. "He escapado de la injusticia y de la persecución política. Ahora por fin puedo comunicarme libremente con los medios, algo que confío en poder hacer a partir de la próxima semana", ha añadido el exdirectivo de Nissan.

Huida en avión privado

Su abogado, Junichiro Hironaka, se ha desmarcado de la huida “inexcusable” de su cliente y ha asegurado tener en su poder los tres pasaportes de Ghosn. Fuentes de seguridad libanesas citadas por la cadena de televisión nipona NHK han asegurado que una persona que se parecía a Ghosn llegó al aeropuerto de Beirut a bordo de un avión privado y con otra identidad. Las autoridades de inmigración de Japón no tienen constancia en sus registros de la salida.

Una portavoz de la Embajada libanesa en Tokio ha asegurado que su oficina "no recibió ninguna información" previa al viaje, que también ha pillado por sorpresa a Francia. La secretaria de Estado de Economía gala, Agnès Pannier-Runacher, ha asegurado en France Inter que están "muy sorprendidos" por la noticia.

Destacadas en Business