Menú Buscar
El profesor de Economía de la UB Gonzalo Bernardos y el director del área comercial de la inmobiliaria Forcadell, Antonio López, en la presentación del informe / CG

El exceso de oferta de alquiler en Barcelona moderará los precios a partir de este año

La cantidad de pisos disponibles a partir de 1.200 euros estabilizará los costes, aunque la demanda seguirá a niveles récord en los que se encuentran por debajo de 1.000 euros

4 min

Los precios de alquiler en Barcelona empezarán a moderarse este 2018. El exceso de oferta de los pisos en segmentos superiores a los 1.200 euros mensuales impulsarán una estabilización de los costes en la capital catalana, una situación que se repetirá en ciudades como Madrid y Palma (Mallorca). Así lo concluye el informe de las tendencias de este año realizado por la inmobiliaria Forcadell y la Universitat de Barcelona (UB).

En las viviendas en arrendamiento por debajo de los 1.000 euros, ocurrirá al contrario: continuará el exceso de demanda y la falta de oferta. El profesor de Economía de la UB Gonzalo Bernardos asegura que la evolución de los precios del alquiler en Barcelona dependerá en buena medida de la llegada de extranjeros a la ciudad. En caso de reducirse, el precio de los segmentos más altos bajará. Este descenso puede alcanzar un 3% este mismo año.

A la periferia y a la compra

Todo esto cambia el comportamiento de los inquilinos, que cada vez más, optan por la compra en la periferia de las grandes ciudades, ya que los precios de venta también han sufrido un aumento muy relevante en los últimos años. Para evitar esta situación, el estudio indica que la solución no pasa por regular los alquileres, ya que “cuando se establece un precio máximo, aparece el mercado negro”.

Bernardos sí ve como una medida adecuada el aumento de los años mínimos de los contratos de alquiler, que tanto el Gobierno de Pedro Sánchez como el Govern han planteado. En vez de construir vivienda social, apunta el economista, es positivo que la propiedad privada apueste por el alquiler asequible y que las administraciones favorezcan aquellos que lo hagan.

Bonanza inmobiliaria

El sector inmobiliario se encuentra ahora en una situación de bonanza que ya no sólo afecta a las grandes ciudades. De hecho, mientras que éstas fueron el principal motor de crecimiento en los últimos años, ahora la bonanza se ha instalado en todo el territorio. “La situación actual en ciudades como Barcelona, Madrid y Palma se puede calificar de casi un boom”, indica Bernardos.

En el mercado de venta, para este 2018 el estudio prevé un aumento de los precios de un 11%, una subida de las transacciones de un 23% y de hipotecas, en un 27%. Este ciclo durará hasta 2021 en todo el territorio a excepción de estas tres ciudades que más crecimiento han registrado desde que empezó la recuperación del sector, a partir de 2014. En estos casos, en 2020 se pasará de la mejora al estancamiento, aunque Bernardos avisa de que no se espera ni una recesión ni una subida de precios inferiores a la inflación en los próximos cuatro o cinco años, sino una “corrección del mercado”.

Oficinas de 'coworking'

El mercado de las oficinas también ha sufrido cambios. Antonio López, socio y director del área inmobiliaria de Forcadell, ha asegurado que las cifras son similares a los años anteriores a la crisis. Hay un factor que ha modificado el comportamiento del mercado, la proliferación de espacios de coworking. Lejos de frenar la contratación de oficinas, ha dinamizado el sector.