Menú Buscar
Fernando Ojeda, consejero delegado del grupo Eurona en una imagen de archivo / EURONA

Eurona se ve abocada a dar un hachazo a su capital

La firma de telecomunicaciones dirigida por Fernando Ojeda anuncia que diluirá el valor de sus acciones para reconocer los 1,5 millones de pérdidas que arrastra el grupo

4 min

Eurona Telecom Services dará en breve un hachazo a su capital social tras los malos resultados obtenidos hasta la fecha. Su accionista único, Eurona Wireless Telecom, ha aprobado una reducción de los fondos propios del grupo de 1,467 millones de euros. Lo hará mediante una dilución del valor nominal de las acciones de esta firma, que forma parte de un grupo cotizado en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Están cifradas en algo más de 1,6 millones de euros. Después de esta operación, se quedarán en tan sólo 133.150 euros. Afectará a los 2.663 títulos de la sociedad que cuestan cada uno de ellos 601,02 euros. Su precio se rebajará hasta los 50 euros “tan pronto como sea razonablemente posible tras su aprobación”, indica la firma de telecomunicaciones en su notificación a los accionistas.

Reconocer las pérdidas

En ella, se deja claro que el recorte se aplica para “restablecer el equilibrio entre el capital social y el patrimonio” de la empresa, ya que actualmente está en una situación de quiebra técnica. Se indica, asimismo, que se ha llegado a esta situación “por consecuencia de las pérdidas acumuladas en ejercicios anteriores”.

El grupo Eurona, dirigido por Fernando Ojeda, cerró 2018 con unos beneficios brutos (Ebitda) que mostraban unas pérdidas de 8,65 millones de euros, tal y como reconoció en sus comunicados en el MAB. Este resultado contrastaba con los beneficios de 3,8 millones obtenidos en el año anterior y estaban afectados por el deterioro de la cifra de negocios. La facturación pasó de los 118,7 a los 73,9 millones al cierre del ejercicio pasado.

Objetivos de negocio

La empresa no ha vuelto a presentar esta información desde entonces. Cabe tener en cuenta que a principios de año reconoció que los objetivos establecidos en el plan de negocio no se habían cumplido. Con todo, sí que consiguió una reestructuración de la deuda financiera que le dio oxígeno. A finales de junio anunció que iniciaba un proceso en que el pasivo no garantizado se transformaba en préstamos participativos.

Mientras, la cotización de Eurona caía. Los 42,1 millones de acciones que están en negociación han pasado de valer 3,11 euros cada uno de ellos a tan sólo 0,277 euros, el precio que alcanzaban al cierre de la sesión de este martes. El descenso implica que se ha pasado de una capitalización de 91,2 millones que se obtenía en 2015 a tan sólo 11,68 millones.

Afectación de la ‘crisis de Qrenta’

Además, la compañía de telecomunicaciones es una de las afectadas en la crisis de Qrenta. Era uno de los grupos que recibía fondos desde la agencia de valores que se investiga desde los tribunales de instrucción de Barcelona. Sus clientes lo han denunciado tanto por la vía de lo penal como por lo civil.

Cabe tener en cuenta que Trea AM, la firma que ha asumido por encargo de la CNMV hacer la limpieza de los activos de Qrenta, ha liquidado acciones de esta firma para intentar sacar algún valor de la entidad inversora que se deberá liquidar. Hecho que ha hundido más el valor de los títulos de Eurona en el MAB.

Destacadas en Business