Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Interior de la Bolsa de Madrid, con un gráfico del Ibex en pantalla / EP

Los estímulos de la Fed llevan al Ibex a restañar el desplome de la semana pasada

La bolsa española recupera un 3,25% y, como el resto de principales plazas europeas, baila al ritmo volátil que marcan las novedades sobre la evolución de la economía estadounidense

6 min

El Ibex 35 vuelve a la carga en su intento por reconquistar la cota de 8.000 puntos que rozó a inicios de la semana pasada y que se vio bruscamente frenado dos días después por una de las peores sesiones en el parqué español desde que se declaró el estado de alarma. El selectivo ha cerrado la sesión del martes con un avance del 3,25%, apoyado en el sector financiero y al calor de las noticias que llegan sobre la evolución de la economía estadounidense.

Más que nunca, en las últimas sesiones los principales mercados bursátiles europeos se mueven al son de Wall Street y los planes de estímulo para la reactivación económica que llegan tanto de la Reserva Federal como de la propia Administración Trump.

La Fed y los elefantes

La jornada del martes fue un claro ejemplo en este sentido. Las plazas europeas mostraban avances superiores al 4% en sus respectivos índices selectivos a la espera de que el presidente de la Fed, Jerome Powell, confirmara el programa de compra de deuda corporativa anunciado hace algunas semanas.

Sin embargo, Powell enfrió los ánimos inversores a ambos lados del charco al descartar que los planes del organismo emisor fueran a ser tan agresivos como se preveía. “Si la mecánica del mercado sigue mejorando, gustosamente reduciremos el ritmo de las compras o, incluso, las detendremos”, apuntó el presidente de la Fed, que fue especialmente gráfico a la hora de explicar la estrategia del organismo: “no veo que queramos entrar en el mercado de bonos como un elefante”.

Buen dato en EEUU

Quizá los inversores esperaban una estampida al estilo de la célebre película Jumanji porque los avances, tanto en Wall Street como en Europa, se moderaron de inmediato, con el añadido de que Powell no fue especialmente optimista con la evolución que está mostrando la economía de EEUU para salir de la crisis.

No obstante, las plazas europeas pudieron mantener buena parte del terreno que habían avanzado, apoyadas en otro dato proveniente de EEUU, el de la evolución de las ventas minoristas en mayo, cuyo repunte (un 17,7%) fue muy superior al que habían previsto los expertos, una circunstancia que fue celebrada en directo, vía redes sociales, por el mismísimo presidente Donald Trump.

Bancos al alza

“¡Wow! Las ventas minoristas registran su mayor avance mensual de la historia, 17,7%. Mucho mayor de lo previsto. ¡Parece que es un buen día para el mercado de valores y para el empleo!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Y así, al volátil ritmo que marcan la Fed, la Casa Blanca y Wall Street, el Ibex ha cerrado la sesión del martes al borde de los 7.500 puntos, con el sector financiero como punta de lanza. A la cabeza de los números verdes, Banco Sabadell, con una subida del 7,4% que secundaron Bankia (5,3%) y Santander (4,6%).

Remontada de Repsol

Acompañaron a los bancos en la espiral alcista de la sesión grandes valores del Ibex como Telefónica, que subió más de un 6%, y Arcelormittal, cuya revalorización alcanzó el 6,5%.

El optimismo se impuso de tal forma que todos los valores del indicador acabaron la sesión con avances, incluido Repsol, que recuperó un 2,8% tras acumular descensos intradía superiores al 3%, penalizado por las estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía sobre la caída que experimentará la demanda de petróleo en 2020, cuando se registrará el peor dato de siempre.

Aviso del FMI

Tampoco pareció afectar demasiado a los mercados el hecho de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) haya manifestado que la revisión de sus estimaciones económicas para este año, que publicará la próxima semana, será a la baja. La noticia está descontada, toda vez que la directora gerente del organismo multilateral, Kristalina Georgieva, ya se había encargado de manifestarlo la pasada semana en diversas entrevistas a medios de todo el mundo.

Las noticias en torno a la evolución de la pandemia del coronavirus y los avances médicos en torno a una vacuna o remedio terapéutico también son contradictorias y contribuyen a la volatilidad bursátil.

La volatilidad se queda

Las alarmas que llegan desde China por los rebrotes de contagios que se han registrado en Pekín y las advertencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la negativa evolución de la enfermedad contrastan con avances en los laboratorios sobre fármacos que parecen revelarse como efectivos para tratar la infección.

Los expertos consideran que el clima de volatilidad e inestabilidad se prolongará durante las próximas semanas, en función de los datos macroeconómicos que se publiquen y las novedades en torno a los planes de estímulo en EEUU y en Europa, donde están muy pendientes del futuro del fondo de reconstrucción.