Menú Buscar
Antolín Goya, portavoz del sindicato mayoritario del sector (CETM), se dirige a los periodistas cuando se incorporaba a la negociación esta mañana / EFE

Los estibadores convocan una nueva huelga a partir del 6 de marzo

Los trabajadores, muy decepcionados tras la primera reunión con la patronal, en la que el Gobierno no ha participado

3 min

Los estibadores se alejan de un acuerdo con la patronal y convocan una nueva huelga. El sindicato mayoritario del sector, la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM), ha anunciado este martes nuevos paros a partir del 6 de marzo, que se alargarán tres semanas. En concreto, son nueve días alternos de huelga.

Ha sido después de la reunión que han mantenido la tarde del martes los representantes de los trabajadores, la patronal Anesco y un mediador designado por el Gobierno. “Ha ido muy mal”, ha afirmado Albert Gil, del comité de empresa del puerto de Barcelona.

Los estibadores esperaban la presencia de un representante del Ministerio de Trabajo, ya que la negociación ha entrado ahora en el terreno laboral después de la negativa del Gobierno de modificar el borrador de decreto ley que reforma el sector de la estiba.

Reducción de un 23% de la productividad

Desde Anesco lamentan la nueva convocatoria de paros. A través de un comunicado, la patronal ha mostrado su voluntad de negociar y su convicción de que llegarán a un acuerdo. Además, sostiene que las huelgas encubiertas que denuncian desde que empezó el conflicto, hace tres semanas, continúan.

En este sentido, denuncia "bajos rendimientos estimados en el 23% de la reducción de la productividad media habitual", que asegura que causa "graves perjuicios a las empresas estibadoras y a los usuarios de los puertos". 

“Poca opción”

Si la semana pasada los estibadores se mostraban animados con la perspectiva de retomar la negociación, el primer contacto de la nueva ronda les deja mal sabor de boca: “Vemos poca opción” de llegar a un acuerdo, asegura Gil. Con quien quieren pactar, es con el Gobierno, que no ha estado presente en el encuentro del martes.

Ha asistido un mediador que “no hablaba en nombre del Gobierno”, explican fuentes cercanas a la negociación. “Lo que queremos es negociar el decreto y que se introduzcan cambios, no pactar con la patronal”, indica Gil. La actitud “despreocupada” de Anesco les deja todavía más intranquilos antes de la segunda reunión. El miércoles, se sentarán a la mesa de negociación primero los sindicatos y el mediador, después la patronal con el intermediario y, finalmente, todas las partes.