Menú Buscar
Imagen de unas instalaciones de BPA. A la derecha, Ramon Cierco (superior), Jordi Cinca, ministro de Finanzas, y Toni Martí, presidente de Andorra.

Estados Unidos retira la acusación de blanquear capitales a BPA

El Tesoro estadounidense considera que los pasos que han tomado las autoridades de Andorra para tomar el control de la entidad son suficientes para proteger el sistema financiero del país

6 min

El organismo del tesoro estadounidense que se dedica al control del blanqueo internacional, el FinCen, ha emitido este viernes un segundo informe sobre Banca Privada d’Andorra (BPA) en el que rectifica su acusación de que la entidad se dedicaba a blanquear capitales. La principal consecuencia de ello es que le levanta el veto para operar con dólares en los mercados internacionales aplicado en marzo de 2015, al considerar que no representa un peligro para el negocio financiero del país cómo había indidcado anteriormente. La decisión condenó a la entidad, ya que la dejaba al margen de la operativa en todos los países y del negocio bancario en general que se referencia con la moneda estadounidense. También arrastró al concurso de acreedores a su filial en España, Banco Madrid.

En su escrito, la institución indica que “los pasos que han tomado las autoridades andorranas son suficientes para proteger al sistema financiero de Estados Unidos del riesgo de lavado de capitales asociado previamente a BPA”. Afirma que no aplicará ningún tipo de límite a la actividad bancaria activa anteriormente “respecto a Vall Banc o al traspaso de activos sanos desde BPA a Vall Banc”. Es decir, el 95% de ellos según han reconocido las autoridades del Principado.

Resolución más compleja

La decisión del FinCen hace aún más complicada la resolución del caso BPA. ¿Es suficiente para dejar sin efecto la decisión del Gobierno de Antoni Martí de vender la entidad a un tercero? El Tesoro Estadounidense no hace ninguna referencia a ello. Se limita a levantar el veto impuesto mediante la Notice (advertencia) de que se les aplicaba la Rulemaking Section 311, una alternativa incluida en la polémica Patriot Act.

Será el Ejecutivo del Principado el que deba mover ficha. Por el momento, los accionistas mayoritarios de BPA que defienden desde hace un año que el FinCen no tenía ningún dato real para propiciar la intervención de la entidad ya han emitido un comunicado. La familia Cierco alega que la retirada de la Notice “es el ejemplo más claro de la falta de argumentos que en su día tenía el Fincen para actuar contra el banco andorrano”.

Acusa al organismo estadounidense de rectificar un año más tarde y “lavarse las manos como última solución para que la administración andorrana, incapaz hasta la fecha de gestionar de forma positiva la crisis, pueda canalizar la resolución definitiva del caso”.

Dudas de los usuarios

El entorno de la familia da por sentado que tal y cómo anunció el ministro de Finanzas, Jordi Cinca, se firmará un pacto con un banco emisor para empezar a traspasar activos a Vall Banc. La entidad puente está constituida desde hace meses, pero el proceso de migración deja abiertos muchos interrogantes.

Los clientes de BPA desconocen si se aplicará alguna quita a los depósitos, si los tendrán activos desde el primer momento y si podrán cancelarlos sin penalización, algo que podría propiciar una crisis de liquidez en el banco puente. Tampoco se les ha informado de las futuras condiciones de los créditos y préstamos vivos. Todo ello, cuando aún tienen retringida la retirada de 2.500 euros de la cuenta a la semana. Eso implica que no se pueden realizar transacciones por más de 10.000 euros al mes.

Demanda en EEUU

El paso del FinCen este viernes no ha sido gratuito. La nota se ha publicado cuando no habían pasado ni 24 horas desde que los letrados de la institución se personaban ante un tribual del distrito de Columbia (Washington DC) para presentar alegaciones de corte técnico ante la demanda que hace tres meses el coordinador legal de los Cierco en EEUU, Eric Lewis, presentó en su contra. Denunció la presunta desproporcionalidad con la que actuó el Tesoro de Estados Unidos contra la entidad andorrana y la falta de opción de esta para defenderse.

Los argumentos que expusieron, según fuentes conocedoras del caso, fueron que los Cierco no podían reclamar nada de BPA en los tribunales de EEUU porque ellos no decidieron intervenir la entidad. Acotaron su responsabilidad en la emisión de la nota, algo que no gustó al tribunal. Se espera la resolución de la sala en como mucho un mes.

“Ante el riesgo de una decisión judicial contraria a sus intereses, la agencia americana ha optado por dejar sin efecto su nota acusatoria, que en el procedimiento legal que estaba en marcha se demostraba que era infundada”, remarca la familia en su comunicado.

Reclamación de daños y perjuicios

Los Cierco tienen ahora la puerta abierta a presentar una reclamación por daños y perjuicios contra el FinCen al no justificar la presunta actividad de blanqueo de capitales para la mafia internacional, tal y como apuntaba en su primer escrito. Sus portavoces afirman que aún no han tomado ninguna decisión al respecto.

Primero, debe actuar el gobierno de Martí.