Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El consejo de administración de Caixabank, donde el Estado tiene silla por la participación del FROB, en la primera junta de accionistas / EP

El Estado vota en contra de la retribución del consejo de Caixabank

La propuesta ha sido aprobada por la junta de accionistas del banco por mayoría pese a la oposición del FROB, que ha reflejado de este modo las críticas vertidas desde el Gobierno

3 min

La nueva política de retribuciones de Caixabank ha sido aprobada por mayoría en la junta de accionistas que la entidad ha celebrado este viernes. Con todo, ha contado con el voto en contra del Estado, su segundo accionista, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que controla una participación del 16%.

El voto del accionista público responde a la postura crítica manifestada repetidamente por el Gobierno acerca de los sueldos de los consejeros y ejecutivos del banco. Todo ello, en plena negociación de un notable ajuste laboral en la plantilla de la entidad tras la fusión con Bankia.

Las críticas de Calviño

Según ha podido confirmar Crónica Global a la finalización de la asamblea, el punto referido a la política retributiva del consejo de administración de Caixabank, uno de los más polémicos del orden del día, ha contado con la oposición del FROB. La entidad aún no ha dado a conocer los datos oficiales definitivos de adhesiones en esta propuesta del orden del día.

Nadia Calviño, vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos / EP
Nadia Calviño, vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos / EP

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, fue la primera en mostrar abiertamente su "preocupación" por los elevados salarios de los ejecutivos de banca. Calificó de "inaceptables los altos sueldos y los bonus pagados a directivos".

Abstención en el resto

La oposición del segundo accionista de Caixabank se han limitado al punto que incluía las retribuciones de los dos miembros del consejo de administración que tienen funciones ejecutivas. Es decir, del presidente, José Ignacio Goirigolzarrique percibirá una remuneración fija anual de 1,65 millones de euros; y del consejero delegado, Gonzalo Gortázar, que cobrará 2,26 millones de euros.

El resto de iniciativas referidas a las retribuciones --sueldo fijo del resto de los consejeros, entre otros-- tampoco ha contado con el apoyo del FROB, que ha optado por la abstención.

Este era uno de los puntos de la asamblea que había levantado más expectación por las críticas lanzadas por el Ejecutivo. Además de Calviño, también había mostrado su rechazo a ello la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz