Menú Buscar
Archivo de deudas impagadas en España / EE

Los españoles pagan sus deudas si no se les atornilla en exceso

El 20% tiene deudas atrasadas sin pagar y el 57% de las familias cubren sus necesidades habituales, pero reconocen que no pueden afrontar gastos mayores

4 min

El negocio del recobro de deudas en España se encuentra en pleno crecimiento y la entrada en vigor, el pasado 1 de enero de la norma contable IFRS-9, que modifica el mecanismo de reconocimiento de provisiones ante potenciales pérdidas, lo ha venido a apuntalar.

Es el motivo por el que el cobro de los créditos dudosos, tanto de entidades financieras como de otras empresas, está pasando a manos de empresas encargadas de la gestión de esta engorrosa actividad. Se traspasa de todo. Desde grandes paquetes de activos a otros de pequeño enjundia, ligados a pequeños préstamos al consumo sin garantía alguna.

Santander y BBVA rompen el mercado

En 2017, en la antesala de ese cambio normativo, los bancos españoles cerraron varias operaciones, destacando las efectuados por el Banco Santander y BBVA -a Blackstone y Cerberus, respectivamente-, que elevaron a 52.000 millones de euros el monto alcanzado, según recoge la consultora Deloitte en su informe anual.

“En 2018 esperamos un mercado estable con ligero crecimiento debido a la presión que desde el Banco Central Europeo se esté ejerciendo para limpiar sus activos tóxicos lo antes posible”, ha comentado a Crónica Global la directora de Inversiones en NPL y Desarrollo de Negocio del grupo KRUK en España, Ana Suárez. El grupo polaco que lleva casi 3 años en España y que, en junio de 2016, compraba a Unicaja un paquete de activos tóxicos valorados en 300 millones de euros.

KRUK busca triplicar su plantilla en España

La confianza del grupo  polaco en España es total. Acaba de mudarse desde el madrileño paseo de la Castellana a un edificio de oficinas próximo al aeropuerto de Barajas para cubrir el crecimiento de la plantilla, que ya suma 230 empleados y “esperamos triplicar en un año”, asegura Bartosz Kolek, director general de KRUK en España. Hasta ahora, el valor nominal de las carteras en las que ha invertido el grupo polaco es de casi 900 millones de euros.

Una de las primeras conclusiones a las que ha llegado KRUK tras sus primeros años en España es que “los españoles pagan sus deudas sin problemas, siempre que no les atornille”, explicaba a este periódico Iwona Slomska, consejera de KRUK y responsable de Recursos Humanos, Marketing y Relaciones Públicas.

Superar el tabú social de las deudas

Cree Slomska que ese perfil se adapta perfectamente a la filosofía de esta empresa que busca acabar con esa idea de que “las deudas son todavía un tabú social en el que se ven inmersas muchas personas que desearían saldarlas si pudieran hacerlo de una manera asequible”. De esa manera, y a diferencia de otras empresas, “intentamos facilitar a un cliente que, por ejemplo, adeuda unos 40.000 euros, que pueda aportar 200 euros cada mes”, comentaba Ana Suárez.

A la vista de un reciente informe elaborado por KRUK para testar la situación financiera de los españoles, se ha llegado a la conclusión de que 2 de cada 10 encuestados tenía alguna deuda atrasada sin pagar.

Dificultad de asumir gastos extraordinarios

El estudio también ha venido a certificar que el 57% de los españoles disponen de dinero suficiente para cubrir sus necesidades habituales, “pero se encuentran con problemas cuando se presentan gastos mayores”, señalaba Ana Suárez.

También se ha comprobado que solo un 7,3% se encuentra en una situación lo suficientemente holgada como para tener capacidad de ahorro, mientras que, en el lado contrario, un 7,5% reconoce no llegar a fin de mes ni para cubrir las necesidades más urgentes.